Immanuel Kant

  

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Immanuel Kant fue un filósofo originario del desaparecido reino de Prusia. Uno de los más importantes representantes de la Ilustración. Nació en la antigua ciudad de Königsberg, hoy llamada Kaliningrado, el 22 de abril de 1724, hijo del artesano Johann Georg Kant y de Anna Regina Reuter.

Primeros años

Sometido en el hogar a una fuerte disciplina religiosa, el joven Emanuel (así llamado de nacimiento), demostró mucha aplicación, aunque ningún especial talento. Sin embargo esta dedicación le sirvió más tarde en sus estudios en la Universidad de Königsberg, donde entró en contacto con la filosofía, las matemáticas y las ciencias.

Acontecimientos destacados

La muerte de su padre obligó al joven Immanuel a buscarse el sustento, pero al mismo tiempo le sirvió de trampolín para iniciar su vasta producción intelectual.

immanuel kantEn el campo de las ciencias, uno de sus aportes más conocidos es la Teoría Nebular, también conocida como teoría de Kant y Laplace, que propone explicar la formación del Sistema Solar como proveniente de una enorme nube de gas y polvo con forma de disco, en la que se fueron formando aglomeraciones de material que formaron el Sol hacia el centro, y los planetas como grumos de materia acumulada en sitios diversos.

Pero el grueso de su producción se centraba en la filosofía, donde gozaba de gran prestigio. Metafísica, moral, la apreciación de la belleza, lógica. Todos estos temas se le daban bien, y sus escritos sobre ellos tenían gran aceptación. Sin embargo, en esa época parece ser impresionado por algunas lecturas, y entra en un repentino silencio productivo que duraría once años.

Este lapso, durante el cual incluso se aisló socialmente, sirvió para alimentar algunos mitos acerca de la personalidad del filósofo. Muchas personas lo consideraban metódico y aburrido, además de obsesionado con mantener rutinas de vida estrictas. Lo cierto es que era un hombre común que atravesaba una crisis de vida.

Aparentemente inactivo, Immanuel Kant volvió al ruedo filosófico con un libro monumental que se convertiría en su obra capital, y uno de los pilares de la filosofía contemporánea: Crítica de la razón pura. Fue una obra mal comprendida al principio, y poco apreciada. Era larga y se le consideraba oscura. Pero Immanuel Kant volvió a producir obras importantes, y la Crítica fue también subiendo en el aprecio del público, hasta que volvió a ocupar un lugar primordial entre los filósofos de la época.

Últimos años

Kant, desde su posición de prestigio, se pudo dedicar a revisar su obra, y a escribir la Crítica de la razón práctica, trabajo que complementaba a la primera Crítica. Continuó escribiendo con relativo éxito, pero las tendencias intelectuales de los filósofos más jóvenes, apuntaban en otras direcciones, que no coincidían con las ideas de Kant. Dedicó algo de tiempo a refutarlas, pero la edad y la precaria salud operaban en su contra. Sufría de alguna enfermedad degenerativa (se ha especulado que Alzheimer), y falleció el 12 de febrero de 1804 en la ciudad de Königsberg, donde vivió siempre. Su tumba se halla en la Catedral de la actual Kaliningrado. Los ataques aéreos de la Segunda Guerra Mundial destruyeron la tumba, pero posteriormente fue reconstruida.

Legado

La obra de Immanuel Kant se ocupa minuciosamente de gran cantidad de aspectos que preocupan al hombre desde el punto de vista filosófico, pero Kant les da un enfoque denso y teórico. A pesar de la importancia capital que Kant tiene para la filosofía, no es la suya una obra para el lector casual.

Con todo, el estudioso formal de la filosofía sabrá apreciar el aporte del filósofo prusiano al pensamiento filosófico universal. Esto sin mencionar que pudo darse tiempo para formular aportes también en el campo de la ciencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *