20 de julio de 1810

Resumen, causas y consecuencias.

El 20 de julio de 1810 es una fecha de especial relevancia en la historia de Colombia, debido a que en ella tuvo lugar la revuelta que marcó el inicio del proceso de Independencia en ese país. Los eventos de ese día mezclan el acontecer histórico con las situaciones anecdóticas, lo que le da a esta fecha un matiz curioso adicional.

Antecedentes

Las abdicaciones de Bayona, ocurridas en España en 1808 a raíz de la invasión napoleónica, provocó una serie de disturbios en las colonias americanas. Muchos de estos conflictos se mostraron al principio como muestras de adhesión a Fernando VII, pero evolucionaron rápidamente a movimientos por la independencia. Sucesos de este tenor tuvieron lugar en México, Venezuela y Río de la Plata.

En el Virreinato de Nueva Granada, se comenzaron a formar juntas provisionales, en muchos casos promovidas por peninsulares radicados en Indias, pero al excluir de manera evidente a los criollos, las diferencias se fueron haciendo más notorias. La necesidad de convocar a una Junta de Gobierno formada principalmente por criollos fue exacerbando los ánimos en el Virreinato.

Protagonistas

Los eventos que desataron la revuelta tuvieron principalmente tres protagonistas: el criollo Antonio de Morales, independentista y formulador del plan; el también criollo Luis de Rubio, que actuaría como provocador, y el español José González Llorente, dueño de una tienda en Bogotá, y que serviría para caldear los ánimos. Morales tenía un plan de respaldo, para lo que contaba con Francisco José de Caldas, pero no hubo necesidad de recurrir a él.

Causas

Las causas respondían al conocimiento que tenía morales de las desavenencias entre criollos y españoles, y que él sabría aprovechar: para el 20 de julio se había anunciado una cena en agasajo del comisario real Antonio Villavicencio, que por cierto era también criollo, ya que era oriundo de Quito. Morales planificó que, con la excusa de adornar la mesa para la cena, don Luis de Rubio acudiera al almacén de Llorente para pedir prestado un florero.

Esto se planificó con toda la intención, ya que de antemano, la condición de criollos, tanto del agasajado, como de quien fue a pedir el florero, haría que Llorente se negara de mala manera, como en efecto ocurrió.

Desarrollo de los acontecimientos

La respuesta de Llorente, tal como había previsto Morales, provocó un altercado en el que él mismo contribuyó. Los ánimos se caldearon, ya que se hizo énfasis en la manera en que los españoles trataban a los criollos, y la respuesta turbulenta de la gente que se hallaba congregada en los alrededores no se hizo esperar.

Cuando la poblada se volcó contra Llorente, se hizo necesario que el alcalde dictara medidas para salvaguardar al español. Sin embargo, poco después las cosas se calmaron, conforme al plan original, que era provocar un altercado que no durase mucho, pero sí lo suficiente para provocar la formación de una Junta de Gobierno por parte del virrey Amar. Esta Junta fue el germen de un Cabildo Abierto, y fue el primer paso en el proceso independentista de Colombia.

20 de julio de 1810

Acontecimientos posteriores

La tradición popular colombiana ha consagrado el incidente del 20 de julio como “El Florero de Llorente”, narrándolo como “la gota que derramó el vaso” en una larga lista de comportamientos arbitrarios por parte de los españoles en Colombia. El 20 de julio ha pasado a ser la fecha de independencia de Colombia.

La instalación de la Junta, posteriormente, dio paso a una serie larga de conflictos cruentos entre las diversas provincias de la Nueva Granada, que además se vinculó con el proceso que ocurría al mismo tiempo en Venezuela.

[Total:0    Promedio:0/5]


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *