¿Cómo está compuesta la sangre?

La sangre, de acuerdo con su definición más precisa, es un tipo de tejido del cuerpo humano. Aunque la mayoría de los autores coinciden en considerarla un tipo especial de tejido conectivo, algunos tienen razones para considerarla uno de los tejidos básicos del cuerpo.

La sangre tiene un sustrato líquido, en el cual se puede hallar un conjunto heterogéneo de células que cumplen diversas funciones, y que le dan a la sangre las diversas características que la distinguen. A escala macroscópica, la sangre tiene la apariencia de un líquido rojo, ligeramente viscoso. Sus componentes se revelan gracias a un análisis microscópico.

¿Cómo está compuesta la sangre?

Una primera aproximación a la composición de la sangre revela una base líquida que sustenta a una cierta cantidad de elementos transportados por ella. A estos elementos se les conoce como elementos formes. Los más notables de los elementos formes son células, pero también se hallan fragmentos celulares que cumplen algunas funciones dentro del tejido sanguíneo.

Plasma. Es el sustrato líquido que da sustento a los elementos formes. Cuando se aísla, es un líquido cristalino de un color amarillento. Su concentración salina permite que la presión osmótica dentro de las células sanguíneas sea igual a la que el líquido ejerce sobre ellas. Por ello se dice que el plasma es una solución isotónica para las células sanguíneas. El plasma transporta, además de los elementos formes, los nutrientes para las células del cuerpo, y las sustancias de desecho de las mismas.

Glóbulos rojos. También llamados hematíes o eritrocitos, son los elementos más abundantes dentro del tejido sanguíneo, y formalmente no son calificados como células. Se forman en la médula ósea, y no tienen núcleo celular. Su casi totalidad está constituida por una proteína pigmentada llamada hemoglobina, que les da su típico color rojo, además de dárselo al resto de la sangre.

La hemoglobina de los hematíes se encarga de transportar el oxígeno desde los pulmones hasta las células para ser usado en los procesos energéticos, y también de llevar el dióxido de carbono de las células hasta los pulmones para su eliminación.

En los eritrocitos se pueden hallar o no los antígenos y/o anticuerpos A, B, además de la proteína conocida como factor Rh, cuya clasificación permite establecer los grupos sanguíneos que son compatibles para transfusiones.

Glóbulos blancos. Llamados también leucocitos, son las células sanguíneas características del sistema inmunológico. Son además las que presentan mayor variedad, ya que el sistema inmune requiere varias tareas, como las reacciones inflamatorias y alérgicas; algunos se ocupan de producir anticuerpos que permiten reconocer infecciones recurrentes. La función más conocida es la fagocitosis, que es la acción de devorar cuerpos extraños presentes en la sangre. También se forman en la médula ósea.

Plaquetas. También llamadas trombocitos. Estas estructuras no son células, sino fragmentos de citoplasma, de forma irregular. Cumplen en la sangre la función de facilitar la coagulación de la sangre, ya que tienden a aglomerarse alrededor de las heridas, formando una malla que atrapa a los glóbulos rojos. Además de ello, segregan factores de crecimiento que ayudan a la regeneración celular, lo que favorece el cierre dela herida.

Importancia

Cada componente de la sangre es esencial, no sólo por sus funciones específicas, sino también por la manera como se integra con los demás. El caso más notable se halla en el plasma, que de no actuar como sustrato con la salinidad adecuada, los otros componentes no podrían efectuar el recorrido que les permitiría cumplir sus funciones. Del mismo modo, los eritrocitos se encargan de proveer el aporte de oxígeno requerido para el consumo energético de todas las células del cuerpo, incluyendo las del corazón, que bombea la sangre. Los leucocitos mantienen una barrera muy eficiente contra agresores externos, y las plaquetas son esenciales en la reparación de daños a tejidos.

De modo que se puede decir que la sangre es el tejido que mantiene en funcionamiento a los demás.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *