Cumbres borrascosas

Cumbres borrascosas fue la primera novela escrita por Ellis Bell, que fue el seudónimo usado para su publicación por la autora, Emily Brontë. La primera edición está fechada en 1847, pero la autora falleció al año siguiente, de modo que ésta pasó a la posteridad como su única obra. Se publicó originalmente en tres volúmenes por la editorial de Thomas Cautley Newby de Londres.

Algunos personajes principales

La historia es narrada como una conversación entre un hombre llamado Lockwood y una criada llamada Elena Dean, sin embargo, el núcleo dramático gira en torno a otros dos personajes centrales: Catalina Earnshaw y Heathcliff. Otros personajes intervienen en la trama para dar vida a los diferentes conflictos que en ella tienen lugar: Hindley Earnshaw, hermano de Catalina, que rechaza a Heathcliff. Eduardo Linton, esposo de Catalina, que tiene con ella una hija: Catalina Linton. Isabella Linton, esposa de Heathcliff, con quien tiene un hijo llamado Linton. Y Hareton Earnshaw, hijo de Hindley.

En muchas traducciones al español, los nombres de algunos personajes son castellanizados, de modo que “Catalina” viene a ser “Catherine” en el original, o “Eduardo” sería “Edgar”.

Género de la obra

La novela Cumbres borrascosas es fácilmente enmarcable dentro del género de ficción dramática. Los hechos, personajes y situaciones responden puramente a la creatividad de la autora, y no a hechos reales. Esta novela se situó como uno de los clásicos de la literatura de la Inglaterra victoriana, y a su autora, junto con sus hermanas, como una de las representantes más emblemáticas de dicho período, a pesar de no haber escrito otra obra.

Resumen del libro Cumbres borrascosas

Se puede concebir la obra como “una historia dentro de otra historia”, ya que comienza en primera persona, con el relato de un hombre llamado Lockwood, que alquila una propiedad que se conoce como la “Granja de Tordos”, y se dirige a entrevistarse con el dueño de la misma, que vive en otra villa llamada “Cumbres Borrascosas”; el nombre del dueño es Heathcliff. Le parece a Lockwood que el dueño y su familia son de un carácter frío y áspero.

Lockwood tiene a su servicio en la Granja de Tordos a la señora Dean, empleada de muchos años atrás en Cumbres Borrascosas, y que conoce muy bien la historia de las familias que se han asentado en la región: la familia Linton, en la primera, y los Earnshaw en la segunda. He aquí que comienza el relato de cómo y por qué los personajes que Lockwood acaba de conocer, han llegado a ser lo que eran para ese momento. Esta es la historia más interna, narrada en tercera persona.

Dean relata cómo el viejo señor Earnshaw, padre de Catalina y Hindley, lleva un niño a vivir a la finca como hijo propio. El chico se llama Heathcliff, y en principio no fue recibido de muy buen grado por los hijos de Earnshaw. Luego la situación cambia, pues Catalina se hace compañera de travesuras de Heathcliff, en tanto que Hindley siente un rechazo creciente por el niño.

Los años transcurren de ese modo, y con el tiempo los señores Earnshaw mueren. La esposa de Hindley, ahora dueña de casa, desaprueba la amistad entre Heathcliff y Catalina, al punto de prohibirla, pero estos la mantienen en secreto. Para complicar aún más la situación, la relación amistosa y de camaradería pronto se convierte en una relación amorosa. Pero un incidente en casa de los Linton, en el que Catalina resulta herida, provoca que deba pasar una temporada en la Granja de Tordos. Al regresar, las cosas han cambiado.

Catalina ha decidido casarse con el hijo de los Linton, Eduardo; aunque ama a Heathcliff, no lo considera digno de ella. Esto hace que Heathcliff se marche, para regresar luego de un tiempo, tras haber hecho mucho dinero. Desposa a la hermana de Eduardo, Isabella, y tiene con ella un hijo, Linton, que le inspira rechazo por su condición enfermiza. Por su parte, Catalina concibe una hija con Eduardo, pero muere durante el alumbramiento; la niña es bautizada también Catalina.

Hindley, por su parte, sigue odiando a Heathcliff. Pero es un mal administrador, y el juego y la bebida terminan arruinándolo. Debe vender la finca a Heathcliff, y en un arrebato de despecho intenta matarlo. Tras su intento fallido, termina de sucumbir al alcohol y muere. Heathcliff adopta a Hareton, sólo para tratarlo como él fue tratado de joven: como un criado, y sin educación.

Heathcliff pasa sus últimos años urdiendo maquinaciones, como la de casar a su hijo con Catalina Linton, para poder hacerse con la Granja de Tordos. Son esos personajes los que Lockwood conoce al principio de la obra. Tiempo después, Heathcliff muere, así como su enfermizo hijo. Catalina logra encontrar el amor en Hareton Earnshaw, a quien había estado enseñando a leer.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *