Don Juan Tenorio

Don Juan Tenorio es una obra de teatro escrita por el poeta español José Zorrilla, y publicada en 1844. Es una de las muchas obras que se basan en el mítico personaje conocido como don Juan,  cuya creación se atribuye a Tirso de Molina. Algunos autores argumentan que Zorrilla se basó en su propia vida, en la que tuvo muchas amantes.

Algunos personajes principales

El protagonista es don Juan Tenorio, noble español que se hace famoso por su vida libertina, dedicado a las peleas y duelos, así como a seducir mujeres. Está comprometido en matrimonio con la hija del comendador Gonzalo de Ulloa, doña Inés. Don Diego Tenorio, padre de don Juan, no aporueba la conducta de su hijo.

Tiene un rival, con quien entabla una apuesta: don Luis Mejía, comprometido con doña Ana de Pantoja.

Género de la obra

Es una obra de teatro presentada como drama, además de estar matizada por elementos fantásticos, como fantasmas y figuras celestiales. En no pocas ocasiones se ha utilizado el carácter disipado del personaje principal para darle a la obra, o a versiones de la obra, matices de comedia.

Consta de dos partes, cada una de las cuales ocurre en una noche. Las dos noches están separadas cinco años en el tiempo. La obra está escrita en verso.

Resumen de la obra Don Juan Tenorio

Don Juan Tenorio, reputado caballero español, tenido por audaz y valiente, además de adinerado, ha concertado una curiosa apuesta con otro caballero llamado don Luis Mejía. En esa apuesta, deben demostrar cuál de los dos llega a cometer más maldades durante un año, sin ser castigado. Las maldades incluyen duelos y peleas, pero también incluye seducir damas. Don Juan está comprometido con doña Inés de Ulloa, hija del comendador, en tanto que don Luis tiene como prometida a doña Ana de Pantoja.

Cumplido el tiempo de la apuesta, Tenorio exhibe unos resultados claramente superiores a los de Mejía. El perdedor se lo toma bastante mal, y en el calor de la discusión, don Juan le dice a don Luis que seducirá a su prometida Ana antes de la boda. Don Diego Tenorio y don Gonzalo de Ulloa han sido testigos de la discusión, y convienen en deshacer el compromiso de don Juan, dada su conducta inmoral.

Debido al pleito, los dos caballeros son apresados. Posteriormente logran salir, y don Luis intenta poner sobre aviso a doña Ana sobre la intención de Tenorio de seducirla. La advertencia es inútil, ya que don Juan logra su cometido. Posteriormente don Juan se dirige al convento donde está recluida doña Inés, a quien le declara su amor. La emoción hace que Inés se desmaye, cosa que aprovecha Tenorio para sacarla del convento y llevarla a su casa. Allí llegan don Gonzalo, para reclamar por la deshonra de su hija, y don Luis, para reclamar por la deshonra de su prometida. La discusión provoca un duelo donde don Juan mata a don Luis y a don Gonzalo. Bajo estas circunstancias, Tenorio debe huir a Italia.

La segunda parte de la obra, y tres últimos actos, ocurren luego de cinco años. Muchas cosas han cambiado; la que más le afecta es la muerte de doña Inés, debido a la tristeza de no haber podido llevar a cabo el casamiento. A don Juan se le aparece el fantasma de doña Inés (en forma de sombra). Tenorio desestima la visión, y para demostrar que no cree en fantasmas, organiza una cena donde invita, no sólo a varios amigos, sino también al fantasma de don Gonzalo. Disfrutan los amigos de la cena, cuando llama a la puerta el espectro del padre de Inés atendiendo a la invitación, pero con el objetivo de llevarse a don Juan a los infiernos.

En el último momento, el espíritu de doña Inés aparece para ayudar a Tenorio. Logra que éste se arrepienta de sus pecados, y entonces una comitiva de ángeles aparece y se lleva a ambos al cielo.

[Total:2    Promedio:5/5]


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *