Edipo Rey

Edipo Rey es una tragedia griega en un solo acto, obra del destacado poeta griego Sófocles. Es una de las poquísimas obras del poeta que se conservan en la actualidad, además de ser la única obra que sobrevive del conjunto de cuatro del que formaba parte. No se tiene una fecha concreta de su elaboración, fechada aproximadamente en el último tercio del siglo V a.C. Considerada la obra primordial del autor, y una de las más importantes de la literatura universal, ha sido ampliamente representada en teatro y cine; además, la obra da nombre a una etapa del desarrollo emocional de los niños varones.

Algunos personajes principales

La tragedia gira en torno a Edipo, a la sazón Rey de Tebas. Está casado con Yocasta, viuda del anterior rey, Layo. Personajes importantes también son Creonte, hermano de Yocasta y consejero del rey, y Tiresias, célebre adivino ciego de la mitología griega.

Género de la obra

Edipo Rey se ubica en uno de los géneros típicamente usados en el teatro griego: la tragedia. En ella, los personajes sufren un destino adverso, típicamente debido a sus actos, o debido a sus intentos de impedir la consumación de alguna profecía. La tragedia se manifiesta en muerte, pérdida de poder, prestigio, o en este caso, destierro.

Resumen de la obra Edipo Rey

Tebas, en la antigua Grecia, se halla azotada por una peste que diezma la población. Desesperados, los sacerdotes acuden ante el Rey Edipo para intentar encontrar un remedio. De este modo, el rey encomienda a Creonte, su consejero, a que acuda al famoso Oráculo de Delfos en busca de un remedio.

El cuñado del rey cumple el encargo, trayendo el dictamen del Oráculo: la peste es la manifestación de la sangre de Layo, el anterior rey, cuyo asesinato no ha sido vengado. Sólo la muerte del asesino, o su exilio, pondrá fin a la peste.

Edipo emite una proclama exhortando al asesino a entregarse, con la oferta de no ejecutarlo, sino sólo exiliarlo. Como nadie se presenta, Creonte le aconseja pedir la ayuda de Tiresias, el legendario adivino ciego. Tiresias se muestra renuente a tocar el tema, pero la insistencia de Edipo acaba con la paciencia del adivino, que le anuncia que él, Edipo, es el asesino de Layo. Que además, ha tomado como mujer a su propia madre, con la que ha procreado. La reacción de Edipo es de furia, acusando a Tiresias y a Creonte de conspirar en su contra para destronarlo. Indignado, Creonte le insta para que él mismo acuda al oráculo a comprobar lo dicho.

Yocasta intenta calmar los ánimos, indicando a Edipo que las predicciones pueden fallar, y le recuerda que a Layo se le había predicho que un hijo suyo le asesinaría. Pero según la reina, Layo fue muerto por asaltantes en un cruce de caminos, además de que su único hijo había sido mandado a matar de pequeño para que la profecía no se cumpliese. Tal revelación altera a Edipo, que de inmediato manda a buscar a quien fue el único testigo de la muerte de Layo.

Edipo indica que es hijo de los reyes de Corinto, Pólibo y Mérope. Contó el rey que como le habían dicho que había sido adoptado, consultó al Oráculo de Delfos para averiguar si era verdad. El Oráculo sólo le dijo que estaba destinado a matar a su padre y desposar a su madre. Ello le hizo abandonar Corinto para no cumplir la profecía. De viaje, en un cruce de caminos tuvo un altercado donde mató a varios hombres; era un incidente similar al de la muerte de Layo.

Es entonces cuando llega un mensajero desde Corinto, con la noticia de que el rey Pólibo acaba de morir de viejo. Edipo se siente tranquilo, al pensar que la profecía que recibió no se cumpliría, hasta que el mismo viajero le revela que en realidad los reyes de Corinto no son sus padres biológicos. El mensajero revela que había recibido a Edipo siendo un bebé, de manos de un pastor al que se le había dado el encargo de matarlo, pero no se atrevió.

Edipo quiere terminar de desentrañar el misterio cuando llega el testigo, pero Yocasta ya prefigura la verdad y huye del lugar. Al interrogar al testigo y cotejar con la historia del mensajero, todo sale a la luz: a Layo y Yocasta se les predijo que uno de sus hijos mataría al rey y desposaría a la reina. Por lo tanto, mandaron a asesinar a su único hijo con un pastor. El hombre se apiadó del niño, y se le entregó al mensajero de Corinto. Este se lo llevó al rey, que lo adoptó como propio, con el nombre de Edipo. El joven recibió el presagio de que mataría a su padre, y creyendo que se trataba de Pólibo, huyo de Corinto. En el cruce de caminos se enfrentó a Layo y sus hombres, dándole muerte al rey. Llegado a Tebas, llega a ser rey y casarse con Yocasta, sin saber que era su madre.

Edipo es informado de que la reina Yocasta se ha suicidado. Entonces decide cegarse a sí mismo, hiriendo sus ojos, explicando que ya no debe permitirse ver a los suyos ni a su pueblo. Parte al exilio, luego de dejar a Creonte a cargo del reino y de sus hijos.



También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Verónica Cobos dice:

    Muchas gracias la obra esta muy interesante y la verdad esto me ayudo mucho para un deber que tenía que hacer

  2. JHENNIFER ALISSON ABANTO CHAVEZVEZ dice:

    Q LA OBRA ES MUY INTERESANTE , Y SI TU IMAGINACION TE LLEVARA A IMAGINAR ESO SERIA MUY BONITO , Y ASI TODAS LAS OBRAS Q LEEAS SERAN INTERESANTES Y ENTENDIBLES PARA USTEDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *