El impacto de las medicinas naturales

Una parte significativa de la caza y de la recolección de especies amenazadas halla su explicación en las virtudes terapéuticas que se les atribuyen en algunos sistemas medicinales.

El impacto de las medicinas tradicionales

El 80% de los habitantes del planeta cuenta como único recurso para curarse la medicina tradicional y no tiene acceso alguno a la medicina moderna convencional.

En Mozambique, por ejemplo, existe un curandero por cada 200 habitantes, y un médico por cada 50.000. Además, incluso en los países con un buen sistema sanitario, las medicinas paralelas o basadas en productos naturales, están experimentando un importante desarrollo. El más conocido de estos sistemas sanitarios es la medicina tradicional china, que cuenta con millones de adeptos en Asia.

impacto medicina natural

Más de 1000 especies vivas (de las cuales el 80% son plantas) forman parte de su farmacopea. Pero otras prácticas análogas se hallan igualmente en vigor en todo el mundo. Sin duda sería injusto y simplista querer erradicar el conjunto de estos sistemas de prácticas de curanderos. La legislación china castiga con firmeza todo comercio de productos procedentes del tigre o del rinoceronte, incluso con la pena de muerte. Sin embargo, el tráfico a gran escala continúa. Sin duda, la solución estriba en garantizar el diálogo entre las instituciones de conservación de la naturaleza y las comunidades practicantes de este tipo de medicina para afrontar conjuntamente el problema.

El cuerno del rinoceronte, al que se le atribuyen propiedades afrodisíacas, tiene un valor comercial incalculable en Yemen y en el mercado asiático.

La farmacopea china utiliza numerosas sustancias producidas a partir de especies amenazadas, corno los hipocampos disecados y los derivados del tigre.

Productos obtenidos directamente del medio natural

La mayoría de los productos naturales que constituyen las farmacopeas tradicionales no proceden del cultivo, ni de la cría, sino que sencillamente se obtie­nen de la naturaleza.

Muchos proceden de especies ame­nazadas, y a menudo dicha amena­za se debe precisamente a este uso farmacéutico. Aparte del tigre y el rinoceronte (cuya sangre se consi­dera de gran valor, y no sólo sus cuernos), muchas otras especies se utilizan ampliamente con estos fi­nes, como por ejemplo los leones marinos, los felinos (panteras), aves (buitres), tortugas, serpientes, e in­cluso el caballito de mar, que se vende a 1000 dólares el kilo en el mercado negro, lo que cuesta la vida a unos 20 millones de especí­menes cada año.

Las plantas medicinales

El problema de la recolección de plantas medicinales es tan grave como el de la caza de animales. Un estudio realizado en Europa ha revelado que la industria de preparaciones a base de plantas importa más de 120.000 toneladas de vegetales cada año procedentes de 120 países, y que unas 150 especies de vegetales europeas se hallan también amenazadas por esta práctica.

Así, por ejemplo, cada año se recolectan 6.000 toneladas de genciana amarilla, de las que 2.500 salen de Francia. En España se cosechan anualmente 75 millones de matas de tomillo, el 90% de las cuales se destina a la exportación. Aunque en estos dos países las poblaciones de dichas plantas parecen prósperas, es difícil predecir si podrán soportar durante mucho tiempo este nivel de cosechas.

En cuanto a los países tropicales, aunque se dispone de pocos datos al respecto, todo parece indicar que se practica una recolección intensa: sólo las exportaciones de plantas medicinales de Brasil a Estados Unidos superan los 50 millones de dólares. Por ello, los científicos consideran que es urgente realizar un recuento de las especies afectadas y empezar a controlar su recolección.

La genciana amarilla es una de las especies europeas cuya recolección es más elevada: una solución para las especies que se cosechan en grandes cantidades sería promover de algún modo su cultivo.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *