El Imperio Napoleónico

Resumen, causas y consecuencias.

El Imperio Napoleónico se denomina al período de la historia de Francia durante la cual Napoleón Bonaparte ejerció como emperador. Tomando en cuenta que fue un período de guerras y anexiones, es adecuado considerarlo también un período destacado de la historia de Europa.

Antecedentes

La Revolución Francesa no había podido satisfacer del todo las necesidades de la población, y el gobierno era considerado corrupto. En ese esquema, Napoleón Bonaparte, que gozaba de gran prestigio por su éxito como militar, lidera un golpe de Estado conocido como Golpe del 18 de brumario, destituyendo al Directorio y estableciendo el gobierno de los Cónsules.

Protagonistas

El protagonismo de este período de la historia recae sin duda en Napoleón Bonaparte, que había sido un exitoso general de la República, hasta el momento en que destituye al Directorio Ejecutivo.

Causas del Imperio Napoleónico

Luego del golpe de 1799, Napoleón constituye el Gobierno de los Cónsules. Se las arregla para ser nombrado Cónsul vitalicio; y durante ese primer período logra incrementar su ya importante apoyo popular. Aunque ya disponía de amplios poderes, la oportunidad era propicia para aumentar aún más sus privilegios.

Desarrollo de los acontecimientos

En 1804 se convoca un plebiscito, y Napoleón se corona emperador el 2 de diciembre.

imperio napoleónico - napoleón rey

Bonaparte gestiona una política interna que genera crecimiento económico, y le gana más simpatías. El Imperio inicia también una época de invasiones y anexiones, impulsada también por la rivalidad que existía con Inglaterra.

La política de anexiones del Imperio, que se manifestaba en invasiones, tuvo repercusiones más allá de Europa. Una de ellas fue la desestabilización de España, lo que favoreció a los movimientos independentistas de Hispanoamérica.

imperio napoleónico - mapa de expansión

Mapa del Imperio Napoleónico en 1812 – Imagen: Rowanwindwhistler

Pero con el tiempo, el Imperio comenzó a agotarse. El gobierno de Napoleón no tardó en dar muestras de intolerancia, además del problema que significaban las continuas guerras, tanto en dinero como en vidas. Frecuentes eran las deserciones de jóvenes en edad militar que se negaban a participar en las campañas de expansión.

La desastrosa invasión de 1812 contra Rusia terminó de derrumbar el prestigio del Emperador. Napoleón tuvo que renunciar al trono en 1815, y se exilió en Elba, una pequeña isla frente a la costa de Italia.

imperio napoleónico - invasión a rusia

Invasión a Rusia en 1812

Los problemas que rápidamente tuvo la Monarquía que le sucedió hicieron pensar a Napoleón que podría volver a ser emperador, pero no duró más de cien días en el trono. Perdió en la Batalla de Waterloo, teniendo que abdicar definitivamente. Fue el fin del Imperio.

Acontecimientos posteriores

Napoleón intentó abdicar en favor de su hijo, pero éste no pudo ascender al trono. Los ingleses exiliaron a Bonaparte a Santa Elena, una isla en medio del Atlántico, a cientos de kilómetros frente a la costa de África. Allí moriría en 1821.

Muchos conceptos propios de la Revolución Francesa se diseminaron por Europa gracias a la influencia del Imperio Napoleónico.

Napoleón Bonaparte fue sin duda alguna, una de las figuras más influyentes de la historia.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *