El Imperio Otomano

Resumen, causas y consecuencias.

El Imperio Otomano fue una entidad imperial formada a finales del siglo XIV desde la Península de Turquía, y cuya influencia llegó hasta principios del siglo XX. Se conoció también como Imperio Turco Otomano.

La palabra “otomano” se deriva de la expresión “perteneciente a la casa de Osmán (también Uthman u Otman)”.

imperio otomano - mapa de expansión

Mapa de expansión del Imperio Otomano – Imagen: Rowanwindwhistler

Antecedentes

El ascenso de los turcos otomanos comienza cuando se colocan al servicio de los turcos selyucidas, sirviendo como soldados en la península de Anatolia, donde contenían al Imperio Bizantino. Pronto ganarían gran influencia, gracias a sus dotes militares y a las relaciones comerciales y  contactos establecidos con tribus y pueblos de la región.

Protagonistas

El Califa Osman I, fundador de la dinastía; destacan además nombres como Beyazid; Mehmed I “El Sultán Caballero” y Solimán el Magnífico.

imperio otomano - Osman I

Califa Osman I

Causas de El Imperio Otomano

La decadencia del Imperio Turco Selyúcida, debido a los ataques mongoles; ataques que influyeron en el asentamiento de grupos de turcos sobrevivientes en Anatolia. La influencia cada vez mayor de los otomanos en la dinastía, sobre todo en el área militar, fueron factores que dieron cuerpo a la formación de una dinastía imperial, primero en forma de emirato. Eran regidos por Ertugul, quien al morir es sucedido por Osmán I.

Desarrollo de los acontecimientos

Los otomanos mantuvieron una larga confrontación con el decadente Imperio Bizantino, que concluye con la caída de la ciudad de Constantinopla, que es rebautizada como Estambul y se convirtió en capital del Imperio. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII el Imperio vive largos años de franca expansión, que tienen su punto culminante con Solimán I (Süleyman), llamado “El magnífico”, famoso por sus políticas de apertura y tolerancia.

imperio otomano - Solimán I

Solimán el Magnífico

Sin embargo, casi inmediatamente después de este sultanato, el Imperio empezó a dar señales, primero de estancamiento, luego de evidente decadencia. Corrupción, incompetencia e intrigas fueron minando de modo inevitable al poderoso Imperio.

Los cambios en la geopolítica de Europa que tuvieron lugar en el siglo XIX también influyeron en el repliegue turco; surgieron otros imperios que podían hacerles frente, como Francia y Rusia. Además el Imperio Otomano estaba también dañado internamente. Los antiguos territorios anexados se iban separando sin que se pudiera evitar, y nacionalismos internos mantenían el ambiente convulsionado.

Los otomanos entran al siglo XX con mal pie: participan en la Primera Guerra Mundial, lo que lo deja aún más debilitado. Los movimientos nacionalistas internos derrocan al Sultán en 1922 y proceden a abolir el califato en 1923. Se funda en la región de la península la República de Turquía.

Acontecimientos posteriores

Actualmente Turquía es un Estado secular (no gobernado por religiosos) y su capital se trasladó a Ankara, aunque Estambul sigue siendo la ciudad más poblada. Durante la Guerra Fría tuvo enorme importancia por su localización cercana a la URSS, tanta que es miembro de la OTAN, y tuvo un papel de suma relevancia durante la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962.

[Total:1    Promedio:5/5]


También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Elizabeth dice:

    me ayudaste!!! gracias 🙂

  2. sofi dice:

    muy buen resumen me salvo
    maria desagradecida

  3. Maria dice:

    Este resumen me sirvio de algo

Responder a Maria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *