El Período Mesolítico


Resumen, causas y consecuencias.

[Total:0    Promedio:0/5]

El período Mesolítico, o “Edad Media de Piedra”, es el segundo período en el que convencionalmente se divide la Edad de Piedra, como parte de la Prehistoria. Concuerda en la escala geológica con la transición del Pleistoceno al Holoceno, luego de la última glaciación, alrededor de 12.000 años a.C.

Antecedentes

La evolución humana se manifestó en la aparición de varias especies de Homo, que desarrollan la cultura lítica, o cultura de piedra, desde una época tan temprana como 2.900.000 años a.C. Este largo período se conoce como Paleolítico, y durante el mismo evolucionaron no sólo las técnicas de trabajo de la piedra para elaborar herramientas; también evolucionaron las costumbres, y el mismo hombre, como especie, sufrió una evolución.

Protagonistas

La evolución sufrida por el hombre a lo largo de los millones de años que duró el Paleolítico, fue decantando la especie hasta hacer que el Homo Sapiens se convirtiera, no sólo en la especie dominante de Homo, sino esencialmente en la única especie del género. Esta especie es la que ha protagonizado los eventos más significativos a partir del final del Paleolítico.

Causas

Los cambios climáticos, los avances en las técnicas de tallado de la piedra y en las capacidades para la caza y recolección, fueron alterando las costumbres de los grupos humanos que seguían una estructura estable desde el Paleolítico.

Además de ello, el incremento demográfico fue haciendo evidente que las movilizaciones de grandes grupos se hacían más complicadas. Todos estos factores se aunaron para provocar una serie de cambios que, al ser bastante evidentes, permitieron a los historiadores y científicos posteriores darse cuenta de que se estaba viviendo en un período esencialmente distinto.

Características del Período Mesolítico

El hombre de la Edad de Piedra había mejorado enormemente las técnicas de tallado de la piedra, fabricando herramientas y utensilios cada vez más sofisticados. Entra en escena el microlito, nueva manifestación de piedra tallada, de pequeño tamaño. Sirvió para elaborar puntas de flecha y puntas para utensilios como buriles y abridores de moluscos y conchas.

Pero al mismo tiempo, encontró maneras más efectivas de llevar a cabo el proceso de caza: se ayuda, con perros, animales que logra domesticar de los cánidos salvajes.

La mejora en la calidad y cantidad de la caza, y de la pesca, le permite al ser humano acumular parte de lo no consumido, incluyendo los productos vegetales recolectados, principalmente granos y cereales. Esto lleva a las primeros asentamientos sedentarios, básicamente aldeas muy sencillas (conoce más acerca del paso del nomadismo al sedentarismo), una de las grandes características de este período.

Esto llevó evidentemente a la aparición de nuevas manifestaciones sociales, económicas y religiosas, así como artísticas. Las sociedades dejan de ser igualitarias, y aparecen los complejos rituales funerarios.

Tomando en cuenta lo dispersa que ya se encontraba la especie humana sobre el planeta, es claro que los cambios traídos por el Mesolítico no afectaron simultáneamente a todos los grupos humanos. Sin embargo, los primeros en modificar sus costumbres fueron los grupos radicados en el Cercano Oriente, cerca de una fecha tan temprana como 12.000 a.C. Otras comunidades en Asia y el norte de Europa fueron llegando paulatinamente a esta etapa.

Acontecimientos posteriores

La progresiva sedentarización llevó a las comunidades humanas a ampliar la domesticación de animales, lo cual llevó a la cría y al pastoreo. Las aldeas pasaron a convertirse en concentraciones urbanas más grandes: las primeras ciudades. La planificación organizada de las especies vegetales que se podían cultivar y cosechar llevó a la agricultura, uno de los desarrollos más importantes de la especie humana.

En cuanto a la tecnología de piedra, se logró un enorme avance al pasar de la simple talla de piedra al proceso de pulimentado, que produjo utensilios de mejor acabado y más resistentes. Este avance es el que definitivamente marca el paso del Mesolítico al Neolítico, o Edad de Piedra Pulimentada.



Deja un comentario