El Sistema Digestivo

[Total:4    Promedio:4.5/5]

El sistema digestivo es un tubo que permite la digestión, y de ese modo la nutrición del ser humano. Está conformado por un conjunto de órganos en donde se procesan los alimentos consumidos en un proceso llamado digestión. Este canal digestivo tiene relación con otros sistemas, como el sistema nervioso, ya que el mismo controla los procesos de digestión. El tubo digestivo va desde la boca hasta el ano.

Características

El aparato digestivo es un tubo que tiene unos 5 metros de longitud, posee movimientos musculares que llevan los nutrientes a través de él. Este sistema se encarga de proveer a todos los tejidos del cuerpo la nutrición adecuada para su correcto funcionamiento. Además de ser un tubo, tiene órganos anexos que también cumplen funciones que tienen que ver con la digestión, algunos órganos del sistema digestivo tienen forma de bolsa y otros de tubos, sin embargo, la mayoría tienen forma tubular.

Función

La función del aparato digestivo es la deglución, la digestión, la absorción de nutrientes y la eliminación de productos no aprovechados, a través del tubo digestivo que realiza movimientos y procesa el alimento junto con los jugos gástricos.

Partes

El sistema digestivo está compuesto de las siguientes partes:

Boca: es el lugar por donde ingresa el alimento y en ella se realiza el proceso de masticación y trituración de los alimentos, con la ayuda de la lengua y de los dientes.

Esófago: es una estructura en forma de tubo que le sigue a la boca. Mide entre 20 y 30 cm, y comunica la boca con el estómago, luego de que se realiza la deglución del alimento.

Estómago: es una bolsa en donde se continúan mezclando los alimentos. Allí se producen enzimas digestivas y jugos gástricos, y se procesan los alimentos. Tiene comunicación con el duodeno, que es una pequeña bolsa parte del intestino delgado en donde se sigue realizando la digestión y comienza la asimilación de los alimentos consumidos. En el estómago se intensifican los movimientos peristálticos, que son movimientos que ayudan a empujar o a enviar los alimentos al intestino delgado.

Intestino delgado: es un tubo delgado en donde se produce la absorción de nutrientes de los alimentos consumidos, y tiene un largo aproximado de 2 metros y medio; este tubo está conformado en sus paredes por unas membranas de absorción que poseen los llamados pelos absorbentes. Estas estructuras tienen la capacidad de absorber los nutrientes y enviarlos al torrente sanguíneo, para la nutrición de todas las células del cuerpo.

Intestino grueso: es una estructura que posee movimientos musculares y que básicamente arrastra los alimentos hacia el recto y finalmente al ano. El intestino grueso absorbe algunos nutrientes y agua, para un mejor funcionamiento, y forma el bolo alimentario, y lo trasforma en desecho que posteriormente será eliminado.

Recto: es la continuidad del tubo digestivo, casi en su parte final, donde se depositan las heces casi al momento de la eliminación. También posee movimientos musculares.

Ano: es el orificio por donde se eliminan los desechos o alimentos que el cuerpo no procesó ni absorbió.

Otros órganos: el páncreas, el hígado y el bazo, son órganos anexos que intervienen también en la digestión, produciendo enzimas y metabolizando productos. Conoce aquí la función del páncreas y la función del hígado en el sistema digestivo.

 

sistema digestivoFuncionamiento

El sistema digestivo funciona con ayuda del sistema muscular y el sistema nervioso, realizando movimientos peristálticos, desde que comienza el proceso digestivo en la boca, pasando por el procesamiento y mezcla de los mismos, y la asimilación y absorción de nutrientes. Se forma un bolo alimenticio primero, y luego alimentario, para finalmente ser eliminado a través del recto y el ano, todo desecho que el cuerpo no aprovechó como nutriente.

Enfermedades

Las enfermedades del sistema digestivo son innumerables, pero se suscriben a los órganos que lo pueden conformar. A continuación se nombrarán las enfermedades más comunes del tracto digestivo:

Gastritis: consiste en una hiper-acidez o exceso de jugos gástricos dentro del estómago, y la presencia de algunas molestias como náuseas y vómitos, y la misma puede ser generada por estrés nervioso o por enfermedades crónicas del sistema digestivo y nervioso.

Mala absorción de nutrientes: se refiere a las personas celiacas, quienes no producen enzimas, o suficientes sustancias o metabolitos químicos, para digerir alimentos derivados del trigo u otros.

Intolerancias o alergias: las personas pueden ser intolerantes a cierto tipo de alimentos y no poder consumirlos. Generalmente estas intolerancias se deben a que algunos organismos no producen las enzimas necesarias para digerir ciertos alimentos o componentes de los mismos, como el caso de la lactosa.

Problemas funcionales de colón: son todas aquellas enfermedades que producen mala función el cualquiera de los intestinos, ya sea enfermedades inflamatorias o irritantes como el colon irritable, enfermedad diverticular, o enfermedad ulcerosa de colon. También puede haber irregularidades hormonales que produzcan un mal funcionamiento de las vías digestivas y afecten el tránsito de los alimentos por el tracto digestivo.

Problemas funcionales en órganos anexos: hígado recrecido, hígado graso, pancreatitis de origen funcional o infeccioso, inflamaciones inespecíficas, entre otras.

Enfermedades infeccionas, virales o parasitarias: son aquellas causadas por bacterias, parásitos o de origen viral, que pueden causar síntomas como vómitos y diarrea.

 

Información general

Una de las mejores formas de mantener la salud del sistema digestivo y el tránsito saludable es mantener una rutina de ejercicios, y comer de forma saludable alimentos que sean de fácil digestión; en el transito sano, los alimentos pasan entre 3 a 5 horas en el estómago e intestino delgado, y de 5 a 20 horas en el intestino grueso.

Conoce más sobre las etapas del proceso digestivo.



8 comentarios en “El Sistema Digestivo”

Deja un comentario