Emiliano Zapata

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Emiliano Zapata fue uno de los grandes caudillos de la Revolución Mexicana, dirigiendo al Ejército Libertador del Sur. Nació el 8 de agosto de 1879 en San Miguel Anenecuilco (Morelos), en el seno de una familia campesina, hijo de Gabriel Zapata y Cleofas Salazar.
 

Primeros años

Creció rodeado de injusticia, viendo cómo se expropiaba a los campesinos de las tierras trabajadas y adquiridas a sudor y lágrimas, todo esto bajo el conformismo y sublevación ante los hacendados de la zona que cometían estos actos.

A corta edad expresaba su descontento con sus seres queridos y allegados, escuchando continuamente de su padre la resignación, consagrados a que no podían hacer nada ante tal injusticia, es por ello que cansado de todo esto un día siendo niño le respondió a su padre “cuando yo sea grande haré que devuelvan todas las tierras”. Zapata siempre mantuvo en mente las injusticias que desde niño presenció.

En 1885, cuando él tenía 16 años, muere su madre, y al año siguiente su padre.

Acontecimientos destacados

En 1906 se reunió con un grupo de campesinos, con el objetivo de estudiar y desplegar estrategias dirigidas a la defensa de sus tierras.

En 1908, logró el puesto de caballerango de Pablo Escandón, quien era Jefe del Estado Mayor de Porfirio Díaz, para luego ser llevado a desempeñar iguales funciones para Ignacio de la Torre, quien le tomó aprecio al notar su buen trabajo y habilidades con los caballos. Todo esto marcó el inicio de Emiliano Zapata en la vida militar, lo cual iba a reforzar sus sueños libertarios.

Al notarse su constante lucha por los derechos de los campesinos, en septiembre de 1909 lo nombran como presidente de la Junta de Defensa de las Tierras de Anenecuilco, cargo que le exigió y llevó a analizar y estudiar documentos y leyes establecidas durante el virreinato, las cuales, garantizaban el respeto a la propiedad privada, derechos que fueron quebrantados, por las Leyes de Reforma y la Ley de Desamortización de Fincas Rusticas y Urbanas, la cual fue establecida en junio de 1856 por el presidente sustituto Ignacio Comonfort.

Con esta Ley, el gobierno buscaba alcanzar una sociedad tipo clase media, con deseos de surgir y desarrollarse en pos del avance social y económico. Según lo estipulado en esta ley, debía arrebatarse de las manos del campesino sus tierras, ya que, según ellos, se encontraban en manos muertas.

Por medio de estas leyes muchos hacendados se aprovechaban para agrandar sus extensiones de tierra de manera ilícita, al solicitar la propiedad de las tierras que según ellos se encontraban sin ser trabajadas.

Zapata, en 1910, arrebató de la protección del Jefe de Policía, José Vivanco, las tierras de la hacienda del hospital, las cuales, entregó a los campesinos, acto heroico por el cual tuvo que huir al ser considerado un forajido. Tiempo después, en Villa de Ayala, convocó a reunión a los pobladores de Anenecuilco, Moyotepec y Villa de Ayala, para llevar a cabo la repartición de tierras, bajo el proyecto conocido como el Plan Ayala.

En octubre de 1910 se establece el Plan de San Luis, el cual no es más que un llamado a la lucha armada con el objetivo de derrocar el gobierno de Porfirio Díaz y hacer un llamado a elecciones democráticas y libres. Sin embargo, para Zapata la victoria no se refería únicamente a derrocar al Porfirismo, esto sólo era parte del objetivo, el triunfo verdadero radicaba en el otorgamiento de la propiedad de las tierras a los campesinos.

Últimos años

La batalla estuvo presente hasta los últimos días de la vida de Zapata, en 1916 Zapata ordena a hombres de su confianza reunirse con el General Pablo González, encargado de recuperar Morelos, con la finalidad de llegar a acuerdos, pero resultó en un fracaso, lo que provocó enfrentamientos entre el ejército de González y los zapatistas.

Para el año 1919, al percibir la fulminante derrota ante el ejército zapatista, el presidente Carranza ideó un plan para acabar con Zapata, el cual consistía en que una tercera persona, Jesús Guajardo, le ofrecería armamento y municiones a Zapata para luchar juntos contra Carranza. Una vez aceptada la propuesta, fue citado en la hacienda Chinameca, en Morelos, a la cual Zapata se presentó acompañado de un grupo de sus hombres, y es en ese momento en el que los soldados, bajo el mando de González, abren fuego acabando con la vida de Zapata y todos los hombres que lo acompañaban. Emiliano Zapata muere el 10 de abril de 1919.

Legado

Emiliano Zapata fue un hombre visionario, luchador y excelente estratega, fue el principal precursor de la Revolución Mexicana, y como tal, siempre luchó por ver realizado su sueño de la niñez, el de devolver a los campesinos las tierras que les habían sido arrebatadas por los poderosos de la nación, envalentonados tras leyes infames.

Sin embargo, esto se vio materializado en 1939, con la llegada al poder del estadista Lázaro Cárdenas, quien promulgó políticas dirigidas a la redistribución de la propiedad agrícola.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *