Heródoto


Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

[Total:0    Promedio:0/5]

Conocido como Heródoto de Halicarnaso, fue un célebre historiador griego, a quien se le llamó “Padre de la Historia”, por su importantísima contribución a esta disciplina. Nació hacia el 484 a.C. en la ciudad de Halicarnaso, ubicada en la península de Anatolia, y que hoy en día es la ciudad turca de Bodrum. Su padre, originario del Asia Menor, se llamaba Lyxes, mientras que su madre provenía de Grecia y se llamaba Dryò.

Primeros años

Siendo de familia acomodada en Halicarnaso, la ciudad se vio sacudida por una revuelta contra Ligdamis, el tirano que gobernaba la región, cuando Heródoto era aún pequeño. Tuvieron que abandonar la ciudad para radicarse en Samos, una de las islas del mar Egeo. Es allí donde el niño crece, nutriendo su intelecto con la variada producción cultural jonia.

A los treinta años participa en el derrocamiento de Ligdamis. A partir de allí, dedicó gran parte de su vida a viajar, cosa que le sirvió para su obra posterior.

Acontecimientos destacados

Heródoto llegó a conocer al poeta Sófocles, del que tuvo influencia, que se manifestó en las obras que escribía. Durante los viajes que hizo luego de la caída de Ligdamis, las lecturas que llevó a cabo de estas obras le hizo ganar reconocimiento. Pero el viajero, además de fama, estaba acumulando una gran   cantidad de conocimiento, que Heródoto no dudó en aprovechar.

Es de este modo que reúne información de diversas fuentes, que incorpora en la obra por la que se le conoce en todo el mundo: Historiae, palabra derivada del verbo “conocer” en griego, y que significaría algo como “averiguaciones”. La narración se centra en las Guerras Médicas, ocurridas entre el 490 a.C. y el 478 a.C., entre Grecia y el Imperio Persa de los aqueménidas.

Lo que hace trascendental la obra de Heródoto es el rigor con el que recogió los datos que incluyó en su obra, producto de los viajes que llevó a cabo, en los que recogió gran cantidad de información a base de entrevistas. Heródoto tuvo también el criterio para dejar claro que podía haber errores e imprecisiones en los datos que aportaban, debido que al fin y al cabo, provenían de personas tan falibles como cualquiera. Utilizó fuentes provenientes de narraciones orales, así como de registros escritos, a los que dio más crédito.

La estructura de las Historiae de Heródoto sigue un esquema que comienza con datos al parecer disgregados, pero que sirven para que el lector entre en antecedentes sobre los pueblos que entraron en guerra, en especial los persas. De este modo, la narración se hace más informativa al narrar el propio conflicto; estrategia que permite una mejor comprensión global del trabajo.

Últimos años

Heródoto fijó residencia en una colonia llamada Turios, fundada en 444 a. C. por Pericles en el Golfo de Tarento, en la actual Italia; aunque no consta que fuera de los primeros establecidos allí. Desde Turios siguió las peregrinaciones que le permitieron investigar para la construcción de su obra, y se convirtió en su lugar de residencia hasta el año de su muerte, aproximadamente el año 425 a. C.

Legado

Si bien Heródoto concibió sus Historiae como una obra dividida en 28 temas, los editores alejandrinos que copiaron su obra la dividieron en nueve tomos, cada uno de ellos dedicado a una de las musas del conocimiento. También se sabe que estos editores fueron quienes le dieron a la obra el título por el que se conoce.

La obra, siendo de un carácter pionero, fue en general bien recibida, aunque no estuvo exenta de críticas de parte de otros eruditos. Obras posteriores siguieron una metodología aún más rigurosa para la relación de los hechos, pero queda para la posteridad la aportación de Heródoto al señalar un camino para esta disciplina.



Deja un comentario