Hipócrates


Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

[Total:0    Promedio:0/5]

Hipócrates fue un destacado médico de la Antigua Grecia, nacido en la Isla de Cos, muy cerca de la costa de la actual Turquía, alrededor del 460 a.C. Aportó avances a la disciplina médica de la época, que resultaron novedosos, pero principalmente aportó una filosofía de trabajo con el paciente que aún se considera válida. Fue hijo de otro médico, llamado Heráclides, en tanto que su madre se llamaba Praxitela.

Primeros años

Siendo hijo de un médico, cabe esperar que Hipócrates tenga una formación de alto nivel. Incluso se ha mencionado que de joven tuvo la oportunidad de estudiar en Egipto y familiarizarse con las prácticas médicas de ese país. Ciertamente, recibió una sólida formación médica de su padre y su abuelo. También se educó en el Asclepion de Cos, templo dedicado a Asclepio, dios de la medicina.

Acontecimientos destacados

La importancia del trabajo de Hipócrates en la práctica médica radicó en el enfoque que le dio a la terapéutica. Practicaba un enfoque pasivo, en el cual, como médico, centraba su papel en facilitar los procesos de curación naturales por los que el organismo humano combatía las enfermedades. De cierto modo, era una medicina basada en la prevención, en la que las drogas curativas eran poco usadas.

Popularizó una teoría médica, según la cual las enfermedades se producían al desequilibrarse dentro del organismo unas sustancias llamadas “humores”, encargadas de mantener la salud al estar en equilibrio. Los humores eran la bilis negra, la bilis amarilla, la sangre y la flema. En ese sentido, Hipócrates daba suma importancia a la dieta, ya que ésta debería mantener los humores en equilibrio, y estar adecuada a cada época del año.

Se sabe también que Hipócrates era bastante riguroso y profesional en su práctica médica. Este rigor y profesionalismo se hicieron proverbiales dentro de la escuela médica que lleva su nombre, y fue escrupulosamente observado por quienes le sucedieron, incluyendo al médico romano Galeno. Conceptos como la prognosis médica, la ocurrencia de las crisis dentro del curso de las enfermedades, la clasificación de las dolencias y el uso de historias médicas, se deben a la contribución de Hipócrates a la medicina. Es por eso que se le ha atribuido el apodo de “padre de la medicina”.

Últimos años

Sobre la vejez de Hipócrates no se tienen datos precisos. Lo que se considera más probable es que haya vivido hacia el final de sus días en Larisa, capital de Tesalia, en la Grecia continental. Para ese entonces, Hipócrates debió tener ya establecida su famosa escuela, que en esencia es el compendio de los conocimientos que transmitió a sus discípulos. Entre ellos se cuentan sus dos hijos y su yerno Polibo.

A Hipócrates se le atribuye la redacción de un extenso tratado de medicina llamado “Corpus”, que consta de unos setenta tomos que reúnen este conocimiento; pero análisis posteriores han permitido concluir que el tratado, por su extensión y por las diferencias de estilo que se encuentran en él, debió haber sido redactado por más de una persona, y muy probablemente a lo largo de años posteriores. También se le atribuye, y por esto es por lo que más se le recuerda, la formulación del Juramento Hipocrático, suerte de dogma de fe que rige la práctica médica. Se cree también que éste es un concepto posterior, construido sobre la base de la ética que Hipócrates seguía en su trabajo.

Hipócrates fue un hombre longevo, que pudo alcanzar los noventa años, edad alrededor de la cual falleció en Larisa.

Legado

Fue precisamente la ética y el rigor lo que más ha sido rescatable del trabajo de Hipócrates. La ciencia médica ha evolucionado enormemente desde los días de su ejercicio médico, y elementos como la Teoría de los Humores han sido descartados, así como el enfoque médico puramente pasivo. Por otro lado, Hipócrates clasificó de modo correcto muchas dolencias, aunque al día de hoy esas clasificaciones se hayan refinado. Pero el enfoque ético que le dio a la medicina hoy en día se considera vital para su ejercicio.



Deja un comentario