Iósif Stalin (José Stalin)

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Iósif Stalin, o José Stalin, es el seudónimo del líder soviético Iosif Vissariónovich Dzhugashvili, uno de los personajes más influyentes y controversiales del siglo XX. Nació el 18 de diciembre de 1878 (tomando en cuenta que en aquellas fechas regía el calendario juliano, también se registra como fecha de nacimiento el 8 de diciembre de ese mismo año), en Gori, perteneciente al imperio ruso, y hoy parte de la República de Georgia. Hijo de Vissarión Dzughashvili, zapatero, y de Yekaterina Guelazde.

Primeros años

Iósif fue el menor de tres hermanos, pero nunca conoció a los otros dos, ya que murieron antes de que él naciera. A las vicisitudes provocadas por la precaria condición económica de su familia, se sumaron los problemas de alcoholismo de su padre, que terminaron desintegrando el hogar familiar. A pesar de ello, Iósif pudo acceder a una educación de calidad, gracias, primero a los esfuerzos de su madre, que trabajaba como criada, y posteriormente a la ayuda de su padrino, y a una beca que obtuvo.

Acontecimientos destacados

Su actividad política comenzó a finales del siglo XIX, recién salido de la educación básica. Adhirió la filosofía marxista y participó en actividades de protesta, siendo arrestado en varias oportunidades. Comenzó a utilizar el seudónimo “Stalin” (que significa “hecho de acero” en ruso) alrededor de 1912. Se sumó por aquella época al movimiento revolucionario liderado por Vladimir Lenin.

Algunas fuentes le adjudican poca participación en la Revolución que dio origen a la Unión Soviética. Pero luego de ella, Stalin se las arregló para ocupar posiciones de importancia creciente en el partido. Electo Secretario General del Partido Comunista en 1922, fue concentrando el poder de modo tal que el cargo se convirtió en el más importante de la jerarquía soviética. Acumuló poder a pesar de las advertencias en su contra formuladas por Lenin, y apartó a Trotski de las altas jerarquías, hasta lograr su destierro. Posteriormente institucionalizó la práctica de modificar la historia, eliminando de ella a sus opositores. La deportación y las purgas eran recurso usual.

Stalin comenzó una serie de planes para centralizar la economía e industrializar al país. Esto, en una nación que había sido principalmente agraria durante siglos, fue un duro golpe que provocó severas crisis alimentarias y hambrunas, como la ocurrida en Ucrania en 1932, conocida como Holodomor.

Al principio de la Segunda Guerra Mundial firmó con Hitler un tratado que debía mantener a la Unión Soviética libre de agresiones. Pero como en otras ocasiones, el nazismo violó el pacto, e intentó invadir Moscú. A pesar de ciertos avances logrados por los alemanes, sus errores estratégicos, unidos a las duras condiciones del clima ruso y la capacidad de adaptación de Stalin, decidieron la suerte a favor de éste último, al punto de que el Ejército Rojo jugó un papel decisivo en la caída de Berlín. Participó posteriormente en la partición del territorio alemán que daría origen a la separación en dos de Alemania.

Últimos años

A pesar de la política internacional antibelicista que promovió durante sus últimos años, en lo interno nunca dejó de lado las purgas contra los que consideraba sus adversarios, así la sospecha fuera leve.

El 28 de febrero de 1953, luego de una reunión con su círculo más cercano, se retiró a dormir. Fue hallado tendido en el suelo sin haber tenido oportunidad de cambiarse de ropa, por lo que se sospechó de un accidente cerebrovascular a poco de entrar a la habitación. No se le concedió atención médica sino un día después. Con todo, su agonía se extendió hasta el 5 de marzo, cuando un nuevo ataque dio fin a su vida.

Legado

Durante los treinta años que duró en el poder, Stalin construyó un estado policial, de cuya estructura aún quedan restos, a pesar del proceso llamado “desestalinización” que se llevó a cabo en la Unión Soviética para revertir los efectos de sus políticas. El culto a la personalidad ha sido difícil de eliminar de la cultura soviética, y posteriormente de la cultura rusa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *