Jean Paul Sartre

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Jean Paul Sartre fue un filósofo y escritor francés, uno de los más influyentes del siglo XX. Nació en la ciudad de París el 21 de junio de 1905, y se le colocó el nombre de Jean-Paul Charles Aymard Sartre. Su madre, Anne-Marie Schweitzer, era prima del filósofo alemán Albert Schweitzer, en tanto que su padre, Jean-Baptiste Sartre, era oficial de la Armada Francesa.

Primeros años

La crianza inicial de Sartre quedó a cargo de su familia materna, debido a que su padre murió cuando él tenía poco más de un año. Estas influencias fomentaron en el niño, y luego en el joven, un profundo interés por el mundo de las letras. También recibió influencia de los filósofos destacados de la época, a través de la lectura de los mismos.

jean paul sartre

Estudió sin mayores problemas en la prestigiosa ENS Ulm, o “École Normale Supérieure”, ubicada en París. Allí obtendría el grado de Doctor en Filosofía, y además conocería a la que fue su pareja de por vida: la también filósofa y escritora Simone de Beauvoir. Esta fue una relación de pareja polémica para la época, ya que nunca se casaron y solían tener otras relaciones fuera de la pareja.

Sus experiencias como soldado en la guerra de independencia de Argelia y en la Segunda Guerra Mundial, también tuvieron profunda influencia en sus posiciones filosóficas y políticas.

Acontecimientos destacados

Sartre se adscribió filosóficamente al existencialismo, y su obra más conocida, “El ser y la nada”, así lo atestigua. No obstante, estas ideas se veían posteriormente matizadas en obras como “Crítica de la razón dialéctica”.

Lo que sí se mantuvo a todo lo largo de su vida fue su consideración del hombre como un ser que se construía a sí mismo, de modo que no creía en el determinismo. A través de sus pensamientos y acciones, el hombre es y hace lo que desea ser, y en opinión de Sartre, debe hacerse responsable de ello. De modo tangencial, entonces, también cuestionaba la psicología de Freud, para la que algunos actos humanos no están regidos por la mente consciente.

Sartre fue también muy conocido por sus posturas políticas, que quedaron demostradas en su activismo de izquierda; concretamente por su admiración a Mao y a los jefes de la Revolución Cubana. Si bien cuestionaba a Stalin y nunca fue formalmente un militante comunista, su fama le convirtió en el ejemplo por excelencia del “intelectual de izquierda”, tan típico del siglo XX. Mantuvo esta manera de pensar al criticar los que consideraba prácticas colonialistas de su país, o prácticas imperialistas de los Estados Unidos.

Su calidad como novelista y dramaturgo también fue notable, y si bien Sartre es reconocido y recordado mayormente por su obra filosófica y por sus posturas políticas, su obra literaria le hizo acreedor en 1964 al Premio Nobel de Literatura. Sin embargo, declinó aceptar el premio alegando una cuestión de principios. Siendo un filósofo antisistema, que rechazaba lo que llamaba “convenciones burguesas”, la aceptación del premio habría sido una traición a su propia esencia.

Últimos años

A pesar de la fama y el reconocimiento que le acompañaban a escala mundial, Sartre fue siempre coherente con sus convicciones y solía llevar una vida sin lujos exagerados. Pero es poco probable que haya pasado penurias económicas, en vista del reconocimiento del que siempre gozaron él y sus obras. Pudo viajar a entrevistas y conferencias en diversas partes del mundo. Además, se dedicó a la dirección del diario “Libération”, que había fundado en 1973.

Para 1980, su salud se había deteriorado debido a que padecía de edema pulmonar. El 15 de abril de 1980 sufrió una crisis cardíaca que empeoró su cuadro y provocó su fallecimiento. Sus restos fueron depositados en una tumba que comparte con Simone de Beauvoir en el Cementerio de Montparnasse, en París.

Legado

La influencia de Sartre durante la segunda mitad del siglo XX ha sido mayúscula, y se ha extendido más allá del terreno filosófico para abordar el político. Es una de las referencias más utilizadas por teóricos de izquierda, sólo atenuada levemente por la crisis de la izquierda de finales de siglo. Pero no se puede negar que su contribución filosófica sigue siendo importante, así como su obra literaria.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *