Komondor

El komondor es una raza de perro originaría de Hungría, que solía ser utilizada para la protección. Cuando un extraño, o un lobo, se acercaban al rebaño de ovejas, era cuando estos perros aparecían, y los alejaba mostrando toda su agresividad, de esta forma las ovejas permanecían con vida y a la vez se sentían aliviadas.

Estos perros tienen el pelo de color blanco y en forma de sogas largas. Este hermoso pelaje demora dos años en desarrollarse, y hace difícil saber exactamente de qué forma es su cuerpo. En realidad su cuerpo es de forma rectangular. Entre tanto pelo de color blanco, a este perro le resalta su característica nariz, de color negro.

Los machos de esta raza miden en torno a los 80 cm., mientras que las hembras a los 70 cm., medidos hasta la cruz. En cuanto al peso, los machos pesan entre 50 y 60 Kg., mientras que las hembras entre 40 y 50 Kg. Su esperanza de vida ronda entre los 10 y 12 años.

El komondor necesita hacer mucho ejercicio, es ideal para un estilo de vida activo, donde pueda correr y jugar, por eso es un perro ideal para el campo o casas con patios muy grandes. Algunas personas los adoptan para departamentos, o para la vida citadina, lo cual no es muy aconsejable, ya que además, al ser un perro de tamaño grande, requiere espacios más grandes dentro del hogar.

Este perro no entra rápidamente en confianza con extraños, por lo que hay que ser precavido y tomar medidas para que no lastime ni muerda a ningún extraño en la calle o a algún visitante en nuestra casa.

Aunque sea difícil de creer, esta raza de perro tiene una gran vista, a pesar de tener tantos pelos en la cara.

El cepillado y mantenimiento es una tarea inmensa. Nunca se deben cepillar sus mechones, aunque sí habrá que separarlos regularmente para evitar que se formen nudos. Además, su pelaje se ensucia fácilmente y se le pegan insectos. Y contrario a lo que se pueda pensar, este perro no pierde pelo, por lo que no llenará la casa de pelos. Hay que tener cuidado al sacarlos a pasear sobre pasto, porque se les puede pegar garrapatas y parásitos, los cuales son difíciles tanto de sacar como de encontrar.

El komondor necesita ser entrenado desde pequeño, para ser obediente. Y de grande, el dueño deberá tener una conducta adecuada hacia el perro, para que éste siga obedeciendo.

Este tipo de perro no es el ideal para niños, no siempre les tiene paciencia y no es muy amante de las bromas.



También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *