La Anguila Eléctrica


La anguila eléctrica es un pez nocturno conocido por muchos nombres: poraquê, pilaké, temblón, gimnoto o temblador. Es famosa por sus potentes descargas eléctricas de entre 500 y 600 voltios, las cuales usa para beneficio propio.

Características físicas

Tiene un cuerpo largo, que puede alcanzar los dos metros y medio, y llega a pesar unos veinte kilogramos. No tiene escamas y es de color negro, marrón, gris, blanco o verde, con una textura viscosa y la característica de ser gruesa; su vientre, por otro lado, es amarillo o naranja. Su gran boca aloja dos mandíbulas y su cabeza es aplanada. A diferencia de muchos otros peces, la anguila eléctrica carece de aleta dorsal, caudal y pélvica, pero posee una aleta anal de gran longitud que le permite desplazarse en el agua, y posee aletas pectorales. Sus ojos son muy pequeños y no tiene buena vista; por lo que depende completamente de su olfato.

Alimentación

Es un pez con una alimentación estrictamente carnívora. Se alimenta de pequeños mamíferos, peces, aves, anfibios e invertebrados. Cuando las anguilas son más pequeñas, también se alimentan de huevos, y de otras anguilas bebés nacidas después de ellas. Cuando están en su juventud es común que coman cangrejos y camarones.

Para cazar aprovecha su electricidad, que es producida por un par de órganos localizados en su abdomen, aunque también usan esta electricidad para comunicarse y defenderse de otros animales. Estos órganos ocupan prácticamente todo su cuerpo, dejando poco espacio para sus órganos vitales. Cuando el animal localiza a una presa, su cerebro automáticamente empieza a producir electricidad, cuando la anguila eléctrica entra en contacto con la presa, la electricidad se descarga. Aunque es un animal solitario, a veces caza en grupo, debido a que se enfrenta con una presa muy grande. Algunas especies producen tanta electricidad como para matar a un ser humano.

Hábitat

Las anguilas eléctricas son de Sudamérica, donde nadan en ríos como el Amazonas y el Orinoco, teniendo una preferencia por sus aguas dulces, calmadas, lodosas y poco profundas. Se ubican en las Guayanas, Brasil, Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú. Prefieren habitar arroyos, brazos estancados de los ríos, pantanos y bosques inundados, muchas veces en aguas estancadas y preferiblemente oscuras.

En la estación lluviosa los ríos se expanden y se conectan entre sí con lagos y estanques, en esta época del año las anguilas juveniles se dispersan y se expanden yendo a estos nuevos territorios. Luego, en la estación seca, el agua se vuelve a reducir, por lo que el hábitat de las anguilas eléctricas se reduce y grupos extensos de peces quedan aislados en charcos y pequeñas masas de agua.

Reproducción

Su ritual de apareamiento se da en la época seca, el macho confecciona un nido hecho con su propia saliva, y la hembra deposita en este los huevos, que pueden llegar a ser hasta 1.700. Después el macho los fertiliza.

Realmente no se saben muchos detalles de la reproducción de las anguilas eléctricas, por ejemplo: no se sabe si se depositan todos los huevos a la vez o varios grupos de huevos son depositados a través de la época seca, o si los padres dejan a los huevos o se quedan para cuidarlos. También se desconoce con exactitud los comportamientos que tienen estos peces a la hora de reproducirse.

Información general

Viven entre diez y veintidós años, con un estilo de vida solitario; es decir, no vive junto con otras anguilas eléctricas. Además, es un pez muy lento al nadar, alcanzando tan sólo unos ocho kilómetros por hora.

Las anguilas eléctricas deben nadar hasta la superficie para respirar oxígeno cada diez minutos, aproximadamente, debido al poco oxígeno que hay en las aguas que habitan; esto, por lo tanto, es una forma en la que estos peces se lograron adaptar a su ecosistema.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *