La Edad Media


Resumen, causas y consecuencias.

[Total:5    Promedio:4.2/5]

Se conoce como Edad Media al período de la historia de Europa Occidental comprendido entre el siglo V, iniciando aproximadamente con la caída del Imperio Romano, y el siglo XV, finalizando aproximadamente con el Renacimiento. También se le llama Medioevo, y raras veces Medievo.

Antecedentes

La civilización europea de los primeros siglos después de Cristo giró primero alrededor de la Antigua Grecia, que legó muchos de los modernos conceptos y valores, tanto científicos como sociales; y luego en torno al Imperio Romano, el más poderoso y extendido para la época. Un imperio grande que debía mantener diversas provincias a gran distancia de su capital.

Pero alrededor de Roma crecían otras culturas: los árabes, los judíos y cristianos, los pueblos del norte de Europa, llamados bárbaros. Sobre estos pueblos recaería el inicio y desarrollo del Medioevo.

Protagonistas

Varios personajes tuvieron relevancia durante la Edad Media:
Carlomagno, emperador franco, fundador del Imperio Carolingio.

Tomás de Aquino, teólogo italiano adaptador del modelo científico de Aristóteles a la doctrina católica.

Martín Lutero, fraile alemán, impulsor de la Reforma Protestante en la Iglesia.

Causas de la Edad Media

Para el siglo IV, Roma se hallaba inmersa en un estado de corrupción y problemas políticos que la llevaban por el camino de la decadencia. Constantino había refundado como capital del Imperio la antigua ciudad de Bizancio, con el nombre de Nueva Roma. Antes de morir, el Emperador se convirtió al cristianismo y más tarde la ciudad pasaría a llamarse Constantinopla. El cristianismo, poco antes perseguido, pasó a asumir una posición de poder.

A finales del siglo IV, el emperador Teodosio dividió el Imperio entre sus hijos Arcadio y Honorio, lo que marca el final del Imperio Romano como se conocía hasta entonces.

Desarrollo de los acontecimientos

La mitad oriental del antiguo imperio tuvo capital en Constantinopla, y fue gobernada por Arcadio. Mucho más tarde se le daría el nombre de Imperio Bizantino. La mitad occidental, con capital en Milán, fue gobernada por Honorio. Se le conoció como Imperio Romano Occidental, pero rápidamente sucumbió a las invasiones de los pueblos del norte, que establecieron otras culturas en dichos territorios, como el Imperio Carolingio y el Sacro Imperio Romano Germánico.

El cristianismo pasó a ser la religión dominante en Europa, poniendo enorme énfasis en combatir otras religiones. En particular combatió el paganismo, y consideraba que la antigua cultura grecorromana era la manifestación más acabada del mismo. Esto llevó a la eliminación de gran parte del patrimonio cultural de Grecia y Roma, simbolizada en la quema de la Biblioteca de Alejandría en 415, y el asesinato de su directora Hipatia.

Este sería, en general, el sello distintivo de la primera mitad del Medioevo, la llamada Alta Edad Media: el rechazo al libre pensamiento y a la innovación intelectual, por considerarse costumbres paganas, contrarias a la enseñanza cristiana. La Iglesia Católica y la figura del Papa se convertirían en los más altos representantes del poder político y religioso de la época.

la edad mediaEn el Medio Oriente se levantaba también otro imperio: el Islámico. Este Imperio no podía penetrar del todo hacia Europa (llegó a conquistar sólo el sur de la Península Ibérica, hacia el siglo VIII), porque lo impedía el Imperio Bizantino, pero tampoco dejaba que Europa se asomase al resto del mundo. La consecuencia fue que la Europa Medieval se cerró en lo intelectual, sin producir conocimiento ni recibirlo de otras fuentes.

Pero a partir del siglo XI se empezó a registrar en Europa un lento ascenso económico y cultural, en la llamada Baja Edad Media. Las tierras mejoraron su producción, y hubo excedentes alimentarios. Se inició una serie de campañas conocidas como Cruzadas, establecidas con la idea de recuperar Jerusalén, lugar donde estaba el Sepulcro de Cristo; aunque probablemente tuvieran más que ver con planes de expansión y conquista contra el Imperio Islámico. Una nueva clase social, la Burguesía, comenzaría a ganar poder y prestigio merced a la actividad comercial.

Aunque la autoridad religiosa seguía combatiendo la producción intelectual, amparándose en acusaciones de brujería y herejía, cada vez era más difícil detener el alud de conocimiento que por fin se dio en el siglo XV: la invención de la imprenta, la Reforma Protestante, los viajes de Colón. Esto coincidió con la caída del Imperio Bizantino a manos del Imperio Otomano. En lo cultural, se produjo un rescate masivo de los valores culturales de Grecia y Roma, buscando armonizarlos con las enseñanzas cristianas.

Se considera que con estos acontecimientos conocidos como Renacimiento, la Edad Media llegaba a su fin.

Acontecimientos posteriores

Los acontecimientos de la Edad Media han marcado profundamente el desarrollo de la historia humana en todos los aspectos. La Iglesia Católica y el Papado son de las instituciones más sólidas surgidas en esos días.

La Edad Media dejó en lo económico y social muchos conceptos que aún se usan: las concepciones de banca, comercio, dinero y patrocinador.

La mitología de los distintos pueblos del norte de Europa y de las Islas Británicas se ha fusionado en la cultura europea, dando pie a fuerte movimiento cultural de alcance mundial, difundido a través de libros, series de TV y películas.



Deja un comentario