La mariposa con manchas


Trabajando en equipo podemos lograr muchas cosas.

[Total:0    Promedio:0/5]

Un frío día de invierno, una feroz tormenta arrasó con cada una de las casas del bosque, lo único que quedó sano y salvo fue el refugio, a donde todos los animales fueron, ni las hormigas quedaron sin ir al refugio.

Cuando ya no hubo tanto frío, el señor topo se levantó de su silla, agarró un micrófono y dijo: “Amigos, estamos aquí por la tormenta y quiero escuchar sus opiniones sobre qué haremos con las casas y las tiendas, las mansiones y los castillos, las granjas y las fincas, y también con nuestras pertenencias valiosas y las no tan valiosas, algunas estarán perdidas y destruidas, y otras rotas y dañadas”.

El señor topo dejó subir a cada uno de los habitantes del bosque a dar su opinión, y cada uno la dio, sólo faltaba la mariposa con manchas, y antes de que la mariposa subiera a dar su opinión, el topo agarró nuevamente el micrófono y dijo: “Hasta ahora ninguna opinión me ha gustado, pero esta mariposa… ¿Podrá esta mariposa cambiar al bosque?”. Todos se echaron a reír y dijeron: “¿esa cosa pequeña, pequeñita va a salvarnos?”.

La mariposa se avergonzó, y empezó a dar su opinión: “Pues yo, yo… lo que yo creo es que, que…”, pero sacando valor levantó la voz y dijo: “Nosotros tenemos que ayudarnos en equipo, no trabajemos SOLOS, somo un grupo, entonces trabajemos en grupo… ¿Ya les quedó claro?”. Inmediatamente fuertes aplausos resonaron por todo el refugio, y siguieron el consejo de la mariposa.

El león pintó la madera y la chita unió las partes para hacer paredes y techos, el puerco espín, el cerdo, los insectos y el elefante movieron los ladrillos para hacer muros para las fincas, establos y granjas. Y así los animales se unieron en grupos para realizar distintas tareas.

Al final el plan salió perfecto y como recompensa a cada uno le dieron una pepita de oro, y a la mariposa le dieron una gran mansión por su gran idea.



1 comentario en “La mariposa con manchas”

Deja un comentario