La Odisea


La Odisea es una de las dos obras por las que es conocido el poeta griego Homero; la otra es la Ilíada. Es un poema compuesto alrededor del siglo VIII a.C., a partir de relatos que se transmitían oralmente

Algunos personajes principales

Los principales personajes del poema son: Odiseo (Ulises en la tradición latina), rey de Ítaca, y cuyas aventuras se narran en la obra. Cuentan con rol protagónico también su hijo Telémaco y su esposa Penélope. Cuenta Odiseo con la ayuda de la diosa Atenea. De hecho, deidades como Zeus, Hermes, Poseidón, y la misma Atenea, tienen participación en la historia, así como Calipso, la ninfa; Polifemo, el cíclope; y Circe, la hechicera.

Género de la obra

La Odisea es sin duda un poema de género épico; es decir, que narra las aventuras heroicas del protagonista, involucrando personajes de enorme poder, y actos que tienen consecuencias a gran escala.  Se halla dividida en 24 partes llamadas “cantos”, que hacen las veces de capítulos, narrando cada uno, un episodio de la historia completa.

La narración de la Odisea, antes de la recopilación de Homero, se hacía de forma oral, lo cual puede hacer pensar que es un relato con alguna base real, pero que fue nutriéndose de elementos fantásticos al transmitirse de boca en boca. También pudo ser un relato de fantasía que sufrió alteraciones a lo largo del tiempo.

La palabra “Odisea” ha quedado en el idioma castellano como sinónimo de recorrido accidentado y lleno de peligros.

Resumen de la Odisea

La historia comienza cuando la diosa Atenea exhorta a Telémaco, príncipe de Ítaca, para que busque noticias de su padre, del que no se sabe nada desde hacía veinte años, cuando partió a la guerra en Troya. Ya mucha gente considera que está muerto, y el palacio se halla lleno de hombres que pretenden a su esposa Penélope, y por lo tanto al trono. Los hombres se alojan en el palacio, donde se dedican a comer, beber y consumir las pertenencias de Odiseo, mientras presionan a Penélope para que elija a uno de ellos. La reina promete a los hombres que elegirá nuevo esposo cuando termine de tejer el sudario para su suegro, el rey Laertes. Penélope recurre a la treta de tejer una parte del sudario durante el día, mientras que por la noche deshace lo que ha tejido, lo que le permite ganar tiempo.

Odiseo, por su parte, aparece en la isla de Ogigia, donde ha naufragado desde hace años, y se halla retenido por la ninfa Calipso, que lo recibió luego de naufragar. La ninfa no sólo le ha ofrecido alimento y cobijo; también le ha ofrecido su cama. Al principio Odiseo acepta todo, hasta la compañía de la ninfa, pero el recuerdo de su esposa le hace querer irse; así que Atenea, protectora de Odiseo, le pide a Zeus que intervenga para que Calipso lo deje marchar.

Calipso dota a Odiseo de los recursos y víveres para que construya una balsa y pueda viajar. Pero la balsa es destruida por Poseidón, y Odiseo es ayudado por una nereida que le ayuda a llegar hasta la isla de los feacios. Allí Odiseo impresiona al rey, a quien le cuenta las aventuras que vivió hasta llegar allí.

Odiseo cuenta que luego de la Guerra de Troya, él y sus hombres atacaron a los cicones, donde tomaron botín de guerra, pero por quedarse celebrando, fueron a su vez atacados y diezmados por refuerzos. Siguieron viaje hasta la tierra de los lotófagos, donde comieron de un fruto que quita la voluntad de partir. Odiseo saca a sus hombres por la fuerza, llegando a la isla de los cíclopes: allí son capturados por Polifemo, hijo de Poseidón. El cíclope se come a varios hombres antes de que el resto elabore un plan para cegarlo y escapar.

Llegan a la isla de Eolo, amo de los vientos, que recibió muy bien a Odiseo, dándole una bolsa que contenía los vientos, dejando sólo libre un viento favorable a los viajeros. Los hombres de Odiseo creyeron que el saco contenía oro, y lo abrieron, liberando los vientos en forma de tempestad, y haciéndoles perder el rumbo. Debieron escapar luego de los gigantes Lestrigones, y van a dar a la isla donde habita la hechicera Circe. Ella también se enamora de Odiseo, pero lo deja ir con el consejo de que debe visitar el inframundo. Allí el adivino ciego, Tiresias, le vaticina un difícil viaje.

Durante el resto del viaje, se encuentran con las sirenas, que volvían loco a quien escuchase su canto; deben tratar de escapar de los monstruos Caribdis y Escila. En Sicilia enfrentaron la ira de Zeus por comer de los rebaños de Helios. El barco es destruido, y sólo sobrevive Odiseo, que llega a la isla de Ogigia, donde lo recibe Calipso; y es allí donde había comenzado el relato.

Odiseo es acompañado por feacios hasta Ítaca, donde Atenea lo disfraza de vagabundo. Llega al palacio y los pretendientes adoptan con él un comportamiento burlón y abusivo. En tanto, una de las servidoras de Penélope le ha traicionado, revelando la treta de tejer y destejer el sudario, por lo que la reina es conminada a elegir nuevo esposo.

Odiseo revela a su hijo su verdadera identidad, por lo que el joven convence a su madre para que proponga un torneo: la reina se casará con aquel que logre disparar una flecha a través de los ojos alineados de doce hachas, usando el viejo arco de Odiseo. Ninguno de los pretendientes logra siquiera tensar el arco, pero el mendigo, que ha insistido en participar, logra pasar el reto. En ese momento, se revela que es el rey Odiseo, que da muerte a los que han estado abusando de su palacio, y recupera su trono.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *