La Rana Toro

[Total:0    Promedio:0/5]

La rana toro es originaria de Estados Unidos, el sur de Canadá y parte de México. De tamaños variados, puede llegar a medir 35 cm de largo y pesar más de 1000 gramos.

Sin duda es un anfibio muy particular, de color verde, variando en algunas tonalidades del mismo, aunque en zonas más tropicales suele ser un poco más rojo. Pero algo que puede ser una verdadera característica de esta rana, es su bramido, el cual se puede escuchar a varios metros de distancia, haciendo pensar que se está frente a una rana gigante.

Su capacidad carnívora asustará a cualquier otro animal de su tamaño que se encuentre cerca de ella, y es que tiene la capacidad de comerse prácticamente cualquier cosa que pueda llevarse a la boca.

No solo es una de las ranas que más crece, sino de las más prolíferas, puesto que en una sola postura de huevos puede llegar a depositar un promedio de 40 mil, de los cuales la mayoría sobrevive, y mientras que algunos no superan la cadena evolutiva, otros alcanzan la maduración y se convierten en verdaderas plagas.

Es sin duda uno de los anfibios más temidos de toda América, ya que es capaz de destruir toda una región con el solo hecho de encontrar un pantano donde vivir.

En algunos países como Colombia, fueron introducidas por investigadores que querían medir la adaptabilidad, pero sin darse cuenta, la hembra eclosionó en un lugar al aire libre y de libre circulación, esto para la década de 1990, y luego a principios del 2000 existían en varias regiones del país un promedio de 11 ranas toro por cada metro cuadrado, que devoraban todo a su paso y se convirtieron en una verdadera plaga.

Mientras que en algunos países entraba por investigación, en otros países la rana toro era introducida a propósito por su capacidad de invadir. Poseen una gran capacidad de adaptabilidad y mientras exista un medio del cual alimentarse, no dudarán en invadirlo. Los investigadores han tratado de usar estas ranas para acabar con plagas de insectos, pero luego se enfrentan al problema de cómo evitar que destruyan todo a su paso.



Deja un comentario