La Revolución Mexicana

Resumen, causas y consecuencias.

A principios del siglo XX, México fue sacudido por una serie de luchas y revueltas que intentaron transformar el sistema político y social creado por Porfirio Díaz, general que gobernó el país durante 34 años (1876 – 1910).

Al inicio del mandato de Porfirio Díaz se dieron sublevaciones de personas pertenecientes al antiguo régimen liberal, y que aunadas a una serie de acontecimientos políticos, económicos y sociales fueron punto clave para el surgimiento del movimiento de la Revolución Mexicana.

Causas

Las principales causas que originaron la Revolución Mexicana fueron:

Políticas, un régimen envejecido ante la ausencia de integración o formación de nuevos dirigentes, y el empuje natural de las nuevas generaciones.

Sociales, la mala administración de la justicia, la riqueza acumulada en poder de sólo unos cuantos, y la extrema pobreza de la mayoría de la gente.

 

Antecedentes

Entre 1900 y 1910 se dan una serie de hechos que propician lo que posteriormente se conocería como la Revolución Mexicana, entre los cuales destacan:

● El surgimiento de los llamados “Clubes Liberales”.

● La publicación del periódico “Regeneración”.

● La celebración del Congreso Liberal en San Luis Potosí promovido por Camilo Arriaga.

● La realización del proceso electoral (1910) mediante el cual el general Porfirio Díaz vuelve a ser electo como Presidente, y Ramón Corral como Vicepresidente. Como resultado de ello, se llevan a cabo múltiples protestas contra la reelección de Díaz, quien respondió con cárcel y muerte a los inconformes, frente a lo cual surgieron sublevaciones.

● Y culmina con la Proclamación de Madero, o Plan de San Luis, un manifiesto del líder revolucionario Francisco I. Madero en contra del gobierno de Porfirio Díaz, presentado el 5 de octubre de 1910, y el cual, entre otras cosas, declaraba nula las pasadas elecciones e indicaba el 20 de noviembre como fecha para el inicio de la lucha armada contra el gobierno de Porfirio Díaz, fecha que da inicio a la Revolución Mexicana.

 

Desarrollo de los acontecimientos

El plan de San Luis tuvo acogida, y surgieron levantamientos armados por todo México, y aunque el Congreso había declarado triunfantes a Porfirio Díaz y Ramón Corral, estos se vieron obligados a renunciar el 25 de mayo de 1911.

Luego del abandono del poder por parte de Porfirio Díaz, el control del Estado fue tomado de manera temporal por Francisco León de la Barra, para luego dar paso al gobierno maderista (Francisco I. Madero), el cual gobernó entre 1911 y 1913, pero a sólo unos días de asumir el poder Madero, estalló en Morelos un levantamiento promovido por Emiliano Zapata, antiguo aliado de Madero, su lema era “Tierra y libertad”.

Madero y Zapata mantienen diferencias profundas, y el 25 de noviembre de 1911, Zapata anuncia el Plan Ayala, en el cual desconocía el gobierno de Madero y ratificaba que la lucha armada era el único método para conseguir la justicia.

A principios de 1913 renuncia el presidente Madero, y pocos días después es ejecutado junto con su vicepresidente. Con la renuncia del gobierno, llega uno nuevo, que durará de 1913 a 1914, el gobierno de Victoriano Huerta, general que se había enfrentado militarmente a Zapata.

Venustiano Carranza, para ese momento gobernador de Coahuila, no acepta el poder de Huerta y crea el Ejército Constitucionalista, el cual logra derrocar a Huerta en agosto de 1914.

Con la muerte de Madero y la llegada al poder de Huerta, aumentaron las tensiones populares y Zapata se convirtió en uno de los líderes revolucionarios más importantes, logrando que su ejército de hombres se tomara diferentes ciudades y avanzara en dirección a la Ciudad de México, pero fue bloqueado su paso por el Ejército Constitucionalista.

De 1914 a 1920 es la etapa del constitucionalismo, en este período nace la Constitución de 1917, en la que se introducen reformas en su articulado y se establecen principios innovadores en materia agraria.

Aunque no hay una fecha exacta de la finalización de la Revolución Mexicana, se estima la misma entre 1917 y 1920, con la proclamación de la constitución. Aunque las revueltas militares y las situaciones de violencia siguieron hasta 1934, cuando llegó a la presidencia Lázaro Cárdenas, quien institucionalizó las reformas que se habían iniciado en el proceso revolucionario y que se legitimaron con la constitución de 1917.

Consecuencias

Entre las principales consecuencias que dejó la Revolución Mexicana, podemos indicar que gracias a ella se estableció una serie de derechos individuales a toda clase de mexicanos, los cuales están consagrados en la Constitución de 1917, y establecen, entre otras cosas:

  • Se prohibió la esclavitud.
  • Se estableció la educación laica para escuelas oficiales y particulares.
  • Se consagró la libertad de trabajo.
  • Se prohibió los votos religiosos y el establecimiento de órdenes religiosas.
  • Se consagró el principio de la soberanía nacional.
  • Se señaló que el régimen del gobierno era el de una república representativa, democrática y federal.
  • Se dividió el ejercicio de la Federación en tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.
  • Se consagró el “Juicio de Amparo”.
  • Se estableció un régimen de protección a la clase trabajadora.

Además, a pesar que no se tiene una cifra exacta, se estima que murieron entre 1 y 2 millones de personas durante la Revolución Mexicana.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *