La Tortuga Laúd

[Total:0    Promedio:0/5]

La tortuga laúd (Dermochelys coriacea), también llamada tortuga tinglar, canal o baula, pertenece a la familia Dermochelyidae, y es considerada el cuarto reptil más grande del mundo.

Características físicas

Es la tortuga marina más grande del mundo, llegando a medir más de 2, 0 metros de largo, y a pesar entre 600 kilogramos hasta un poco menos de 1.000 kilogramos en su edad adulta. Es la única tortuga marina que no posee un caparazón duro, sino de una especie de cuero. Tiene un cuerpo, y ciertas característicias termoreguladores, que les permite tolerar temperaturas bastante bajas.

Alimentación

Se alimenta principalmente de invertebrados de carne blanda como las medusas, aunque también lo hacen de pequeños crustáceos y peces, erizos de mar y caracoles.

Hábitat

De todas las tortugas marinas, son las más migratorias, encontrándose distribuidas por diversas zonas que van desde áreas tropicales hasta los océanos sub árticos.

Reproducción

En el verano abandona el mar para llegar a las costas y poner sus huevos, lo cual es una tarea complicada, porque para llegar a las playas, tiene que atravesar áreas que están llenas de redes de pescadores, además debe evitar cazadores que las atrapan para utilizarlas en la confección de zapatos y carteras. Se estima que de cada 100 tortugas que tratan de llegar a la costa, al menos 12 mueren antes de alcanzarla.

La tortuga laúd pone hasta 6 nidos con 200 huevos por año. Luego de dos meses de incubación, nacen los bebés y comienzan una carrera hacia el mar, con muchos obstáculos, tratando de que no las atrapen las aves, y una vez en el mar, deben evitar la gran cantidad de depredadores que hay, solo las que tienen más suerte logran sobrevivir. También tienen otra amenaza, el ser humano, quien una vez hacen la postura, le saca los huevos para comercializarlos.

Información general

Desgraciadamente muchas de las tortugas laúd mueren por la contaminación del mar, ya que confunden las bolsas de plástico con medusas y mueren ahogadas con las bolsas.



Deja un comentario