Lenin


Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Lenin, seudónimo utilizado por el político y revolucionario ruso Vladimir Ilich Ulyánov, nacido durante la época de los zares rusos, en la ciudad de Simbirsk, cuando aún regía en Rusia el calendario juliano; de modo que su fecha de nacimiento fue el 10 de abril de 1870, según ese calendario; pero según el calendario gregoriano, vigente en la actualidad, fue el 22 de abril de ese año. Su padre se llamó Ilyá Nikoláievich Ulyánov, era inspector escolar, y su madre se llamaba María Aleksadrovna Blank.

Primeros años

Durante toda su infancia y parte de su adolescencia, el joven Vladimir llevó una vida apacible, a tono con la considerada posición social de su familia. Su comportamiento era tranquilo y sus calificaciones escolares sobresalientes.

Los cambios comenzaron a sobrevenir a los dieciséis, primero con la muerte de su padre, por causas naturales. Pero a ello se sumó la captura de su hermano mayor, dedicado a la agitación política, y descubierto en una conspiración para asesinar al Zar. Esta participación le costó la vida, e hizo que las ideas políticas de Vladimir empezaran a gestarse, aunque no de inmediato.

Acontecimientos destacados

Sus antecedentes estudiantiles le permitieron el ingreso a la Facultad de Derecho en la Universidad de Kazán, pero justamente para esos días comenzó su actividad política en los mismos círculos que frecuentaba su hermano. Esto provocó su expulsión. Fue posteriormente readmitido y lograría graduarse, pero su trayectoria estudiantil fue muy accidentada.

Ejerció brevemente como abogado, pero más que todo se dedicó a la política, dado que había adoptado las ideas marxistas como filosofía política. Poco después de comenzar su actividad política fue apresado y exiliado a Siberia, donde pasó los tres últimos años del siglo XIX.

En 1905, su apoyo a un fallido intento de revolución le llevó al exilio, primero en Finlandia, y luego a otros países de Europa, en los que llevó a cabo un extenso trabajo de difusión de las ideas marxistas, según la filosofía que había concebido. Este exilio se extendería, y sólo terminaría cuando en 1917 triunfa la Revolución Rusa, potenciada por el deterioro del gobierno de los Zares, y la debacle económica generada por la Primera Guerra Mundial.

Los años siguientes fueron francamente turbulentos: a pesar de que Lenin se consolidó como líder del recién creado estado, llamado Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ostentando el cargo de Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, las pugnas entre facciones no se hicieron esperar, desatando conflictos civiles, e incluso, en 1918, el mismo Lenin sufrió un atentado. La intención de Ulyánov era iniciar desde la Unión Soviética una revolución socialista mundial. En la práctica, las ideas revolucionarias resultaron más difíciles de realizarse.

Últimos años

Lenin venía arrastrando problemas de salud. En 1922 se fueron agravando al sufrir un infarto cerebral. La causa de estos problemas de salud han dado lugar a diversas tesis, difíciles de clarificar por la importancia política del personaje. Se ha hablado de deterioro provocado por estrés; también de daño como consecuencia de una bala que tenía alojada en el cuello desde el atentado de 1918, y que le fue extraída en 1922. Hasta se ha mencionado la posibilidad de que Lenin haya sufrido de sífilis, cuestión nada descartable dados los síntomas que presentaba. Pero esta posibilidad choca con la versión oficial.

Hacia 1923, el deterioro de Lenin era severo y prácticamente estaba incapacitado. Sin embargo, no fue separado de sus cargos políticos en ningún momento. Su muerte ocurrió el 21 de enero de 1924 en Gorki.

Legado

En la Plaza Roja se edificó un mausoleo en honor de Lenin, y su cuerpo fue embalsamado para exhibición pública. Su cerebro fue conservado para estudios y “descifrar” la genialidad de Lenin. Ha sido uno de los casos más notorios de culto a la personalidad, que incluyó haber cambiado el nombre de la ciudad de San Petersburgo como Leningrado.

Todavía en política una gran cantidad de personas se confiesan seguidoras de su ideología política: el marxismo-leninismo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *