1984

1984 es una de las dos más famosas novelas del escritor británico George Orwell (cuyo verdadero nombre fue Eric Arthur Blair). Publicada en 1949 por la editorial Secker and Warburg, fue escrita en los dos años anteriores. Ha sido adaptada para cine, teatro y TV. Se ha sugerido que el título de la novela debería traducirse como “Mil novecientos ochenta y cuatro”, en letras, ya que así está escrito el título en el idioma original inglés.

Algunos personajes principales

Winston Smith es el personaje central de la novela, y a través del cual se narra la historia. Existen dos personajes que aparecen en la historia de manera referencial, pero que no interactúan con los demás explícitamente, por lo que se mantiene en el ambiente la interrogante sobre su existencia: uno es el Gran Hermano, líder absoluto que todo lo vigila y decide, y Emmanuel Goldstein, su antítesis y enemigo del sistema. Julia es la joven funcionaria con la que Smith establece una relación romántica. O’Brien es un director de la organización política que dirige el país, y que capta a Smith para que se una a la Resistencia.

Género de la obra

1984 se considera principalmente una novela distópica, en la que se describe una sociedad opresiva y controladora. Tiene elementos de ciencia ficción, que se manifiestan en la tecnología usada para el control de las personas: las telepantallas repartidas por todos los lugares. Se retrata un hipotético año de 1984 descrito desde la perspectiva de 1948, de modo que la visión de ese futuro puede parecer distorsionada a los ojos de un lector del siglo XXI.

El mismo Orwell la describe como una novela que muestra los horrores en los que puede caer una sociedad, en la que el control del Estado sobre el individuo es tan severo, que llega a controlar no sólo hasta lo que dice y la información que recibe, sino también hasta lo que piensa. Se ha sugerido que se retratan los regímenes de corte estalinista, pero el autor afirmaba que la idea iba más allá.

 

Resumen del libro 1984

Winston Smith es un funcionario gubernamental que trabaja para el Ministerio de la Verdad, en uno de los tres gigantescos Estados en que se divide la Tierra: Oceanía. Su trabajo consiste en modificar los registros de las noticias publicadas, para que concuerden con las declaraciones más recientes de los funcionarios del Partido.

Oceanía vive gobernada por un sistema político llamado IngSoc (acrónimo de Socialismo Inglés). El control social bajo este sistema se ejerce a un nivel que llega a lo lingüístico: la neolengua (modo de hablar aceptado por el Partido) o el doblepensar (acostumbrarse a pensar de una manera o de la contraria, según las circunstancias). Así es que el Ministerio de la Verdad se ocupa de manipular la información, el Ministerio del Amor se ocupa de la represión y las torturas; el Ministerio de la Abundancia administra los alimentos, que son severamente racionados, y el Ministerio de la Paz mantiene al país en un permanente estado de guerra.

Winston comienza a sentir rechazo por ese estado de cosas, donde se vive perennemente vigilado por telepantallas, donde hay que demostrar la adhesión al Partido y al líder, llamado Gran Hermano, de un modo fanático. Además, también se da cuenta de que se siente atraído por Julia, una joven adscrita a la Liga Juvenil Anti-Sexo. Eventualmente descubrirá que Julia le corresponde. La incomodidad de Winston es percibida por O’Brien, un miembro del Partido, que pronto lo contacta a él y a Julia, para afiliarlos a la Hermandad, un grupo rebelde dirigido por Emmanuel Goldstein.

Julia y Winston viven en secreto su romance, siendo instruidos a través de un libro que les proporciona O’Brien, hasta que son apresados por la Policía del Pensamiento. Todo había sido una trampa urdida en el Partido y ejecutada por O’Brien. Por separado son llevados al Ministerio del Amor, donde son severamente torturados. A pesar de que Winston se mantuvo firme en su amor por Julia y su odio al Gran Hermano, llega el momento en que su voluntad es quebrada, al ser llevado a la tenebrosa Habitación 101, la sala de tortura donde la víctima es expuesta a lo que más teme en el mundo. En el caso de Winston, son las ratas.

Después de haber delatado a Julia, Winston es liberado, y al encontrarse con ella, descubre que ha sido sometida a un trato similar, y también lo delató. A ambos les fue lavado el cerebro. El amor que sentían el uno por el otro ha muerto, y ha sido sustituido por el amor al Gran Hermano, el único amor que aprueba el Partido.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *