Los Testículos

Los testículos son dos órganos que forman parte del aparato reproductor masculino, muy característicos. La palabra “testículo” proviene de una locución latina que significa “testigo”, ya que se consideraba que su presencia atestiguaba (es decir, daba prueba) de masculinidad.

Junto con el pene, los testículos constituyen la parte exterior más visible del aparato reproductor masculino. Son fácilmente identificables bajo su cubierta de piel llena de pliegues, y juegan un papel crucial en el proceso reproductivo.

Funciones

Los testículos son del tipo de órgano conocido como gónadas, es decir, órganos que se encargan de producir y proveer las células sexuales o gametos aportados por el hombre. Estas células se llaman espermatozoides, y son aportadas al semen durante el acto sexual. Además de ello, los testículos funcionan como glándulas, que segregan hormonas que regulan el comportamiento sexual masculino, y diversos rasgos exteriores del hombre.

Ubicación

Se localizan en la parte inferior del torso, entre la base del pene y el ano, en la zona conocida como perineo. Se hallan dentro de un saco de piel plegada y otros tejidos, llamado escroto. Estas capas de tejido son sensibles a la temperatura, y son capaces de contraerse o relajarse para mantener al testículo poco más de un grado por debajo de la temperatura del resto del cuerpo. Esta regulación térmica es necesaria para la adecuada producción de esperma.

Características físicas

Los testículos tienen forma ovoide (pelotas ovaladas), y su tamaño promedio es de unos 5 cm x 3 cm. Uno se halla del lado izquierdo, y otro del lado derecho; y el testículo izquierdo suele estar un poco más bajo que el otro. El tejido que recubre directamente a los testículos les confiere un color entre blanco y azul, pero esto no se percibe por la cubierta de piel del escroto. La bolsa escrotal no está adherida a los testículos, por eso parecen estar sueltos al palparse a través del escroto.

Funcionamiento

La producción de esperma ocurre en células especializadas dentro de los conductos seminíferos. Cuando se produce la culminación del acto o estimulación sexual, el esperma pasa de los conductos a los túbulos seminíferos, para comenzar a reunirse en la red testicular. De ella, a través de los conductos eferentes, pasa a recolectarse en el epidídimo, de donde será llevado a la próstata para la eyaculación, a través de los conductos deferentes.

En cuanto a la función glandular, los testículos producen las hormonas masculinas, incluso durante la gestación, lo cual activará los diversos rasgos masculinos del feto, y favorecerá el descenso de los mismos testículos desde el abdomen hasta su posición final en el perineo. En la pubertad, estas hormonas tendrán un incremento que activará los diversos rasgos masculinos primarios y secundarios, y propiciarán la actividad sexual.

Partes

● Cada testículo está lleno de cientos de lóbulos formados por tubos microscópicos llamados conductos seminíferos.

● Luego están los tubos seminíferos, que son continuación de los conductos, esta vez en tramos rectos.

● La red testicular (rete testis), que reúne a los tubos seminíferos como antesala a su salida del testículo.

● Los conductos eferentes, que se conectan a un tubo de mayor tamaño llamado epidídimo, que a su vez comunica fuera del testículo con los conductos deferentes.

● La bolsa escrotal, que cumple una función protectora y de regulación térmica, incorporando varias capas de tejido y una capa de piel acondicionada para esa función.

Enfermedades

A continuación mencionaremos algunas enfermedades o condiciones que pueden aparecer en los testículos:

Cáncer de testículo: Es un tipo de cáncer relativamente raro, que sin embargo se considera de prognosis favorable si es detectado tempranamente. La detección temprana también es frecuente debido a la ubicación de los órganos, que facilita grandemente la auto exploración.

Hidrocele: Es una acumulación benigna de líquido dentro del saco escrotal. La mayoría de los casos ocurren en recién nacidos, y no suelen requerir tratamiento. Si ocurre en edad posterior, se suele tratar con cirugía correctiva,

Monorquidia y anorquidia: Es la ausencia de uno o los dos testículos en el nacimiento. Suele deberse a problemas en el desarrollo gestacional de los órganos.

Criptorquidia: Ocurre cuando uno o los dos testículos se han formado normalmente, pero no descienden del abdomen a su posición normal. Es una condición que se corrige quirúrgicamente.

Información general

Además de la importancia que tienen en el proceso reproductivo, los testículos son muy importantes en el desarrollo del adolescente, por su función hormonal. Son órganos delicados, y la bolsa escrotal no siempre resulta suficiente contra algunos traumatismos, que pueden resultar dolorosos e incapacitantes. Es importante contar con equipo de protección especial para el área genital cuando se practican actividades de riesgo o deportes de contacto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *