Madame Bovary


Madame Bovary es la novela más conocida del escritor francés Gustave Flaubert, publicada en seis entregas en la revista literaria La Revue de Paris, en 1856. Su autor fue procesado por ofensas a la moral, debido a la novela, pero fue absuelto, y la publicó como libro en 1857, con la editorial de Michel Lévy Frères.

Algunos personajes principales

En la novela destacan la protagonista, Emma Bovary, y su esposo Charles. En la vida de Emma figuran dos hombres más: Léon Dupuis y Rodolphe Boulanger. Otro personaje central de la novela es el comerciante Lherheux.
 

Género de la obra

Madame Bovary es un drama de tintes realistas, que retrata en la joven Bovary la situación de una persona que no puede conciliar su vida cotidiana con lo que ella aspira, o lo que ella se ha figurado que debería ser su vida. Aunque escandalizó a algunos sectores de la sociedad francesa del siglo XIX, tanto que Flaubert, así como Léon Laurent Pichat, editor, y Auguste-Alexis Pillet, impresor, fueron enjuiciados. Fue un retrato tan fiel de las consecuencias de aspirar a un mundo irreal, que los procesados fueron absueltos.
 

Resumen del libro Madame Bovary

Charles Bovary es un médico con poco tiempo de graduado, que contrae matrimonio con una viuda, no tanto por desearlo como por deseo de su madre. Durante una de sus visitas médicas en la granja del señor Roualt, conoce a su hija Emma, una bellísima joven. Poco tiempo después, la esposa de Charles fallece, y el médico decide pedir en matrimonio a Emma, a lo que la joven accede.

Emma es una muchacha de provincia, aficionada a las novelas románticas, que imagina que el matrimonio es una seguidilla de placeres y lujos. Entonces se figura que al casarse con un médico, se abrirán para ella las puertas de un mundo de caprichos complacidos. Es por ello que se decepciona al comprobar que la vida con el médico dista mucho de eso: su esposo debe trabajar mucho, dejándola sola con frecuencia, y las fiestas y lujos brillan por su ausencia. Tanto es así, que luego de quedar deslumbrada en una fiesta del Marqués de Vaubyessard, el regreso a su aburrida vida de casada le hace caer enferma.

Intentando que un nuevo ambiente le favorezca, Charles lleva a Emma a Yonville, donde nace su hija Berthe. Pero Emma sigue considerando que su vida no es emocionante. Siendo una población más activa, Emma socializa más, y aquí conoce a dos personas que iniciarán el cambio de su vida: el joven estudiante Léon Dupuis, aficionado como ella a la literatura, y el comerciante Lherheux, a quien le irá comprando diversas mercancías a crédito, para saciar su ansia de lujos. Por otra parte, Emma se desentiende de su rol de madre, dejando a Berthe al cuidado de niñeras.

Emma se compenetra cada vez más con Dupuis, y es claro que en cualquier momento pasará al adulterio, pero el joven considera que la relación es imposible y se marcha del pueblo. Sin embargo, Madame Bovary aún desea la vida de placer y lujo que se ha imaginado, y comienza a tener encuentros amorosos con Rodolphe Boulanger, el casanova local. Más desinhibido, Boulanger se convierte en su amante, despertando en la joven una pasión que le hace proponerle escaparse juntos. El donjuán accede, pero escapa él solo, dejándole a Emma una carta de despedida. La joven se deprime y vuelve a enfermar; y a las deudas contraídas con Lherheux por sus caprichos, se suman las que Charles debe contraer por su enfermedad. El médico lleva a Emma a la ópera de Rouen, y allí la joven se reencuentra con Dupuis.

Emma simula estar tomando lecciones de piano para encontrarse con Léon, que ha accedido a convertirse en su amante, pero eventualmente el joven decide abandonarla también. En este momento, Madame Bovary capta la enormidad de su desengaño: no se ha ocupado de su hija ni de su esposo, sus amantes la han abandonado, y ha contraído enormes deudas que agobian a su familia. Y entonces decide suicidarse ingiriendo arsénico. A Charles, ahora viudo, le embargan la casa para cobrar las deudas, y para colmo, halla la carta de Boulanger, con lo que descubre que su esposa no le era fiel. Cae en un severo estado depresivo, en el que termina falleciendo, pero sin dejar de amar a Emma. Su hija queda huérfana, y como ninguno de sus abuelos puede encargarse de ella, pasa a vivir con una tía.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *