Madre Teresa de Calcuta

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Madre Teresa de Calcuta es el nombre adoptado por la religiosa india Agnes Gonxha Bojaxhiu. Nació el 26 de agosto de 1910 en la actual ciudad de Skopie, Macedonia, que en aquel momento estaba bajo el dominio del Imperio Otomano, con el nombre de Uskub. Su padre, Nikollë Bojaxhiu, era un político albanés, en tanto que el nombre de su madre era Dranafile Bernai.

Primeros años

El padre de Agnes murió siendo ella muy pequeña, y su madre decidió educarla en el catolicismo, haciendo que asistiera a una escuela parroquial, e inscribiéndola en la congregación del Sodalicio de Nuestra Señora. Interesada por los relatos de los misioneros que trabajaban en la India, decide a muy temprana edad convertirse en religiosa.

A los dieciocho años, toma una decisión trascendental: postularse para tomar los votos, decisión tomada al dirigirse a la Abadía de Loreto en Irlanda, con la intención inicial de aprender inglés. Una vez aceptada, fue enviada en misión a Calcuta, en la India. El 1931, a los 21 años, Agnes asume el nombre “Teresa”, en honor a la patrona de los misioneros, Therèse de Lisieux.

Acontecimientos destacados

En Calcuta, Teresa tuvo contacto de primera mano con la pobreza que se vivía en la India, y que era sufrida en particular por los niños. Además, su labor estaba seriamente limitada por la fuerte conmoción política que se vivía en la India por motivo de su reciente independencia, y las pugnas entre las distintas facciones religiosas. Teresa, como europea, enfrentó algunas dificultades para establecer una congregación; sin embargo, pudo crearla en 1950 con el nombre de Misioneras de la Caridad. También por aquella época, la Madre y las hermanas de la congregación comenzarían a vestirse con su indumentaria distintiva: un sari (vestido tradicional de las mujeres de la India) de color blanco, con líneas azules en los bordes.

Dedicó su tiempo y recursos que recolectaba al establecimiento de centros de atención para niños abandonados, enfermos y moribundos. Esta labor la llevó a cabo durante los convulsos años que siguieron a la independencia de la India, marcados además por conflictos como el de la liberación de Bangladesh, región que perteneció a India, y que ahora enfrentaba el fantasma del hambre, en especial entre la niñez. La congregación creció rápidamente, siendo reconocida y apoyada por el Papa Paulo VI.

La congregación alcanzó relevancia e importancia internacional, estableciéndose en otros países y ayudando a víctimas de conflictos o desastres, naturales o no, como la guerra Israel-Palestina, o el terremoto de Armenia y el desastre de Chernobyl. Rápidamente, su figura pequeña y sencilla se convirtió para muchos en símbolo de esperanza.

Últimos años

La intensa actividad, sin embargo, provocó severos daños en su organismo, que se evidenciaron a avanzada edad. Para la década de 1980, enfermedades como la malaria, típica de las latitudes donde solía trabajar, causaron estragos. Además, ya venía sufriendo una dolencia cardíaca que provocó su hospitalización en más de una oportunidad. Para la década de 1990, sus actividades con la congregación se vieron fuertemente reducidas debido a sus problemas de salud.

La Madre Teresa de Calcuta falleció de un ataque cardíaco el 5 de septiembre de 1997, en la ciudad que había adoptado como su patria: Calcuta.

Legado

Las opiniones sobre la madre Teresa muestran puntos de vista divididos entre los que elogian su trabajo con los más necesitados, y quienes consideraban que en ocasiones predicaba el conformismo y el fundamentalismo católico.

El proceso de beatificación se inició inmediatamente después de su fallecimiento, y culminó cuando el 19 de octubre de 2003, el papa Juan Pablo II la declaró beata. El proceso tuvo su punto culminante el 18 de diciembre de 2015, cuando el papa Francisco I la declaró santa.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *