Mahoma

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Mahoma fue el fundador y figura principal del Islam. Considerado como el último de los profetas, en la misma línea de Moisés o Jesús. “Mahoma” es la forma castellanizada del nombre “Muhammad”, ya que el nombre completo del profeta era Abu l-Qāsim Muḥammad ibn ʿAbd Allāh al-Hāšimī al-Qurayšī. Se considera su fecha de nacimiento el 26 de abril de 570, en La Meca, actual Arabia Saudita. Su padre fue  Abd Allah ibn Abd al-Muttalib, murió poco antes de su nacimiento; y su madre fue Amina bint Wahb.

Primeros años

Desde muy pequeño, y según la costumbre de las familias más reconocidas, Mahoma fue confiado a una tribu de beduinos con el fin de templar su carácter, y para que aprendiera de los valores de los habitantes del desierto.

De la infancia de Mahoma se narra un acontecimiento milagroso: se narra que el arcángel Gabriel abrió su pecho y extrajo de su corazón un coágulo negro, indicando que por allí habría podido ser seducido por Satán. Mahoma fue devuelto con su madre, pero esta murió también, probablemente víctima de la depresión provocada por la muerte de su esposo.

De la infancia de Mahoma también se narra un encuentro con un monje llamado Bahira, que anunció que el muchacho se convertiría en profeta, y que debía ser protegido.

Mahoma se dedicó a las actividades usuales de los jóvenes de su edad: jornalero, pastor, comerciante. A los 25 años se casó con una acaudalada viuda llamada Jadiya, algo mayor que él. Tuvieron seis hijos. Jadiya murió en 619, y sólo entonces Mahoma se permitió a sí mismo el desposar a otras mujeres.

Acontecimientos destacados

Mahoma, de acuerdo con la tradición, tuvo sus primeras revelaciones del arcángel Gabriel, que además le dictaría los versículos que se irían luego recopilando en el libro llamado Corán.

Mahoma comenzó a enseñar una nueva fe, en la que se establecía que no debería haber más dios que Alá. Esto provocó el rechazo inicial de las tribus de mercaderes acostumbrados a rituales politeístas. El profeta tuvo que huir a Medina en 622, en un acontecimiento conocido como Hégira, y que marca actualmente el comienzo del calendario musulmán. Allí fue ganando cada vez más seguidores y entablando alianzas.

Desde Medina, Mahoma libró una campaña de conquista dirigida a La Meca. Pronto se convirtió en una guerra entre las dos ciudades. Aunque La Meca resistió durante los primeros años, lo que llevó con frecuencia a que se establecieran tratados y treguas, hacia el 630 los musulmanes lograron tomar por completo la ciudad. A partir de entonces, la ciudad adquiriría un carácter sagrado. El templo principal, o Kaaba, ubicado en La Meca, fue vaciado de toda referencia pagana; además la propia ciudad quedaba vedada a los no musulmanes. Mahoma, sin embargo, no se constituyó como rey o gobernante árabe.

Últimos años

Mahoma vivió sus últimos años como líder religioso de la región. El Islam no sólo dio a Arabia unidad religiosa, sino también política. Oficialmente se le contabilizan 9 esposas, lo que excede las 4 que puede tener un hombre, según el Corán. También vivió con numerosas concubinas, ya que la ley no prescribe límite en ese sentido.

Aunque es posible que Mahoma haya muerto de causas naturales, es tradición indicar que fue envenenado en 629 por una mujer judía, y que el envenenamiento provocó su muerte el 8 de junio de 632.

Legado

El fallecimiento de Mahoma provocó algunas discrepancias en la fe, principalmente debido a que algunas corrientes no aceptan que la estirpe de Fátima, hija del profeta, sea la heredera del mismo. Sin embargo,el Islam se ha mantenido razonablemente unido a lo largo de los siglos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *