María

[Total:0    Promedio:0/5]

María es la única novela escrita por el autor colombiano Jorge Isaacs, y publicada en 1867. Isaacs escribió principalmente poemas, pero esta novela tuvo una acogida favorable desde su primera edición. Fue redactada como una recopilación de memorias del protagonista, narrada en primera persona.

Algunos personajes principales

Los personajes centrales de la novela son Efraín, joven hijo de un hacendado colombiano del Valle del Cauca, y María, muchacha criada por el padre de Efraín y prima de éste. De gran relevancia en la historia son los padres de Efraín, de conducta intachable y observadores de las normas sociales, sin dejar de ser amorosos y comprensivos. Emma, hermana de Efraín actúa como cómplice del romance, en tanto que Juan, el hermano menor actúa como testigo silencioso de los encuentros.

Género de la obra

María se enmarca claramente dentro del género conocido como romanticismo, que dominó la literatura occidental durante los siglos XVIII y XIX, influyendo como es de esperarse en la literatura latinoamericana. La temática recurrente es el amor manifestado de forma puramente espiritual, separado de la atracción física y erótica. También es frecuente que las relaciones románticas se encuentren sometidas a obstáculos y contrariedades que los impiden y frustran, y que en ocasiones llevan a los protagonistas, o a uno de ellos, a un final trágico.

Resumen del libro María

Comienza la historia cuando Efraín, aún muy joven, debe partir de su casa para estudiar durante seis años, y cómo se despide de su madre, sus hermanas y de su prima María. Un relato adicional explica que el padre de Efraín vivió en su juventud en Jamaica, además de ser judío; se hace cristiano para poder casarse con la mujer que amaba. Tenía además un primo llamado Salomón, también judío, que se casa con una joven llamada Sara, y tiene una hija a la que llama Ester. Sara muere muy joven, y Salomón enferma, por lo que deja a Ester con su primo para que la cuide mientras se recupera. Le pide que la bautice como cristiana y le cambie el nombre a María.

Salomón muere poco después, y María crece con su tío, y sus primos, criada como hermana y con mucho cariño por ellos. Pero cuando Efraín regresa hecho un hombre, no puede evitar quedarse prendado de su prima María, a lo cual ella le corresponde. De modo silencioso e inexorable, va surgiendo entre ellos un amor incontrolable. Es sin embargo, descrito como un sentimiento espiritual y puro, ajeno a placeres carnales.

Con cierta tristeza, Efraín recibe la noticia de que su padre piensa enviarlo a Inglaterra dentro de cuatro meses, para que se reciba como médico. Entretanto, las señales amorosas entre él y María son demasiado sutiles para poder saber qué pensar. Poco después, un pequeño malentendido por unas flores hace que los dos jóvenes confirmen que están enamorados el uno del otro. La emoción provocada por ello hace que María caiga en cama, víctima de un ataque de epilepsia.

A raíz de esto, los padres de Efraín, que ya se han percatado del amor que existe ente los jóvenes, deciden hablar con el muchacho. De modo comprensivo, interrogan a Efraín sobre sus intenciones con María, y Efraín explica que está dispuesto a casarse con ella. El padre le deja saber que no se opone a la relación, pero hay ciertas cosas que debe saber: en primer lugar, María no está en edad aún de casarse, por lo que deberá esperar un tiempo adecuado. Por otro lado, debe recibirse como médico, lo que le dará el tiempo de espera suficiente. Si al volver aún ama a María, no habrá problema en que se casen. Pero lo último es más grave: María sufre de epilepsia, que es el mismo mal del que murió su madre, y las emociones intensas, como los encuentros amorosos con Efraín, representan un severo peligro. Así que le pide al joven llevar las cosas con calma.

Efraín accede, y decide adelantar su viaje a Inglaterra. Mantiene comunicación epistolar con María, pero el estado de la joven va empeorando, y las cartas se van espaciando. Eventualmente, un emisario llega a Inglaterra a avisar a Efraín que María agoniza por causa de su mal. Desesperado, el joven regresa al Cauca lo más rápido que puede, sólo para encontrar que su amada ha fallecido el día anterior a su llegada. Devastado, Efraín sólo puede llorar ante su tumba, para luego abandonar la hacienda y perderse en la noche.



Deja un comentario