Miguel Ángel Buonarroti

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Su nombre de nacimiento fue Michelangelo Buonarroti, aunque se le cita en la mayoría de la literatura simplemente como Miguel Ángel. Miguel Ángel Buonarroti es reconocido como gran pintor y escultor italiano, aunque también fue arquitecto. Vino al mundo el 6 de marzo de 1475 en la villa Caprese, en Arezzo; segundo hijo de Ludovico di Leonardo Buonarroti di Simoni. Su madre, Francesca di Neri del Miniato di Sena, falleció cuando aún era un niño.

Primeros años

Proveniente de una familia venida a menos, y que había apoyado a la facción de los güelfos, Miguel Ángel comenzó una educación convencional en Florencia, pero pronto manifestó su deseo de ser artista. A pesar de la inicial oposición paterna, el joven insistió, demostrando un temprano talento, y logrando ser inscrito a los doce años en el taller de los hermanos Bigordi. El contrato de aprendizaje fue pautado a tres años, pero transcurrido el primero, el joven ya había llamado la atención de Lorenzo de Medici, que decidió financiarlo.

miguel ángel buonarroti

Acontecimientos destacados

A la muerte de Medici, siguieron tiempos convulsos que obligaron a Miguel Ángel a huir de Florencia. Finalmente se establece en Roma, donde confeccionó sus obras más reconocidas: “La Piedad”, “David” y el “Moisés”, que formaría parte del mausoleo del papa Julio II, que no pudo concluir. Pero su obra más reconocida es sin duda la bóveda de la Capilla Sixtina, en la Basílica de San Pedro, de Roma.

Miguel Ángel fue ganando la confianza de la institución papal, primero con Julio II, luego con León X,  y posteriormente con Clemente VII. Le encargaron la fachada de la Basílica de San Lorenzo, ubicada en Florencia, pero el trabajo no fue concluido por nuevos conflictos en la ciudad. De regreso a Roma, trabajó en el altar de la Capilla Sixtina y otras obras en la Basílica de San Pedro, como el extraordinario “Juicio final”.

Miguel Ángel no parecía muy inclinado a la política, aunque desempeñó algún cargo en relación con ello. Por otra parte, sí era aficionado a la poesía. En cuanto a su vida personal, no llegó a casarse o a tener hijos; se conoce que entabló relaciones sentimentales con varios hombres, entre los que destacó el escultor Tommasso Cavalieri, y una dama de sociedad llamada Vittoria Colonna. Sobre estas relaciones no se tienen detalles, pero se conoce que eran profundamente espirituales.

Últimos años

El trabajo de Miguel Ángel no mermó con los años. Dedicó los siguientes años a dirigir trabajos de arquitectura, principalmente en la Basílica de San Pedro, concluyendo el trabajo iniciado por el anterior arquitecto, Bramante. De hecho, se considera que mejoró el trabajo. Pero nunca dejó su gran pasión, que era sin duda la escultura. De 1555 data la obra “Piedad Palestrina”, aunque hay dudas sobre la autoría de la misma, y de sus últimos años la llamada “Piedad Rondanini”, que fue hallada inconclusa en el estudio del artista, luego de su fallecimiento.

El 18 de febrero de 1564, contando ya 88 años, fallece Miguel Ángel Buonarroti. Tuvo una vida larga y productiva, gozando del aprecio de quienes se acercaron a su arte. Fue sepultado casi un mes después, para poder cumplir su última voluntad: descansar en Florencia, su patria.

Legado

Miguel Ángel deja un legado de llevar la pintura y la escultura a cotas difíciles de superar, dado el carácter monumental de su trabajo, y el nivel de detalle que logró. Los frescos de la Capilla Sixtina deslumbran a los visitantes aún hoy en día, sobre todo cuando han sido restaurados y se les ha retirado el velo que la censura eclesiástica había impuesto en algunas de las escenas de la monumental obra.

[Total:3    Promedio:4.7/5]


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *