Nicolás Copérnico

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Nicolás Copérnico es reconocido en casi todas las referencias como un astrónomo que formuló una teoría planetaria completamente nueva para su época. Pero también fue conocido como clérigo, jurista y algunas otras actividades. Irónicamente, el mismo Copérnico consideraba a la astronomía como una de sus actividades menos relevantes.

Nació el 19 de febrero de 1473 en Toruń, ciudad que en aquella fecha pertenecía a la la llamada Prusia Real o Prusia Polaca. Hoy en día la ciudad pertenece a Polonia. Debido a esto, su nombre se ha transcrito a varios idiomas: Mikolaj Kopernik en polaco, o Niklas Koppernigk en alemán. Pero las denominaciones más conocidas son la latina, Nicolaus Copernicus, o la castellana, Nicolás Copérnico.

nicolás copérnico

Su padre, también de nombre Nicolás Copérnico, era un comerciante de Cracovia que gozaba de buena posición, en tanto que su madre, Barbara Watzenrode, provenía también de una familia de comerciantes.

Primeros años

El padre de Copérnico murió cuando éste tenía diez años, por lo que su tutela fue ejercida por su tío Lucas Watzenrode. Éste orientó la formación de Nicolás y sus hermanos hacia la vida religiosa, ya que era canónigo en Frauenburg. Recibió la formación usual en artes y ciencias, antes de ingresar en la Universidad de Cracovia, donde se formó en materias como geografía y astronomía, además de filosofía y latín. Posteriormente estudiaría derecho, griego y filosofía en la Universidad de Bolonia.

Acontecimientos destacados

Con la ayuda de su tío, Copérnico se ordenó como clérigo en Frauenburg. Pero continuó su formación en derecho canónico. Para esos años, comenzó a desarrollar la teoría planetaria que lo haría célebre.

Hasta el momento, e influida por la filosofía aristotélica, el modelo que se empleaba para entender el movimiento planetario era el que había sido concebido por Claudio Ptolomeo en el siglo II: el modelo geocéntrico, que ubicaba a la Tierra (y por ende, al ser humano) el centro del Universo, y en el que todos los demás astros giraban alrededor. Para explicar fenómenos como el movimiento retrógrado de algunos planetas, se recurría a decir que los planetas recorrían trayectorias complicadas alrededor de la Tierra.

A partir de 1507, Copérnico desarrolló un trabajo que explicaba el movimiento planetario desde otra óptica: la Tierra es un planeta como los demás, y todos ellos giran alrededor del Sol, siguiendo órbitas circulares. El aparente recorrido diario del Sol en el cielo, es fácilmente explicado a partir del movimiento de rotación terrestre. El movimiento retrógrado que muestran algunos planetas, también se explica a partir del cambio de posición entre la Tierra y los otros astros.

Si bien pensadores griegos como Aristarco ya habían planteado la hipótesis heliocéntrica (el Sol en el centro), Copérnico presentó una teoría más estructurada. Sin embargo, no se atrevió a publicarla, dada la cosmovisión de la época, fuertemente apoyada por la Iglesia, en favor del geocentrismo.

A medida que desarrollaba su obra, Copérnico trabajó en otras áreas, como jurista, administrador de la diócesis en la provincia de Warmia. Estas actividades eran las que más le demandaban, además de ser más cónsonas con sus estudios.

Últimos años

Un discípulo de Copérnico, Georg von Lauchen, llamado Rheticus. Tuvo ocasión de de leer la teoría desarrollada por el astrónomo, y empezó a insistirle para que la publicase. El mismo Rheticus publicó un trabajo basado en los desarrollos copernicanos, alcanzando gran éxito. Copérnico se decide en 1542 a permitir la publicación, pero a finales de ese año sufre una apoplejía, de la que nunca se recuperaría, ya que murió en Frombork, el 24 de mayo de 1543. Su trabajo se publicó ese mismo año, y se cree que llegó a ver uno de los ejemplares impresos. Sus restos se hallan en la Catedral de Frombork.

Legado

A partir del trabajo de Copérnico, otros astrónomos como Kepler, Galileo y Newton, encontraron ideas para sus desarrollos teóricos. A pesar de que en su momento el papa Clemente VII admiró la obra de Copérnico, posteriormente, la Iglesia incluiría esas mismas obras en el Index, o lista de libros prohibidos.

[Total:2    Promedio:5/5]


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *