Ollantay

[Total:0    Promedio:0/5]

Ollantay es una obra dramática de autor desconocido. Se creía escrita por el sacerdote Antonio Valdés, sin embargo, esta afirmación enfrenta severas dudas. Si bien algunos historiadores consideran a Valdés como el autor del drama, el consenso actual considera que no existen elementos probatorios concluyentes en este sentido.

De este modo, hasta hallar pruebas concluyentes, la tesis más aceptada sobre Ollantay considera que es una obra que narra un drama inca, pero que ha sido adaptada a la cultura hispana, y al formato de su teatro, por las personas que la recopilaron, como el sacerdote Valdés. La obra fue escrita en quechua, y fue conocida a finales del siglo XVIII, pero las primeras publicaciones, tanto en su idioma original como en español, tuvieron lugar a mediados del siglo XIX, ya concluidos los conflictos independentistas, ya que hubo un período durante en el que fue prohibida.

Algunos personajes principales

El personaje central es el guerrero rebelde Ollantay, que entra en conflicto con el Inca Pachacútec, otro personaje central. La princesa Cusi Coyllur es el origen de este conflicto. Tienen también gran relevancia el general imperial Rumi Ñahui, enviado a someter a Ollantay, y el Inca heredero Túpac Yupanqui, hijo de Pachacútec.

Género de la obra

Ollantay es un drama épico con una base histórica. Los personajes que aparecen en ella existieron en la realidad, aproximadamente hacia la década de 1470, y protagonizaron un conflicto; sin embargo con el tiempo la historia adquirió matices legendarios. El desenlace original de los hechos es diferente de la manera en que se narra la obra, lo cual es un recurso muy usado para hacer la historia más atractiva al público.

Resumen del libro Ollantay

El relato muestra a Ollantay como un general valiente y exitoso a la orden del Imperio Inca. Esto le hace ganar mucho prestigio y privilegios, a pesar de su origen humilde. Pero está enamorado de la princesa Cusi Coyllur, hija del Inca Pachacútec, y ella le corresponde. A pesar de que las leyes del Imperio prohíben esta relación, los amantes mantienen su romance, amparados por la madre de la princesa.

Ollantay va más allá, al acudir al Inca para que dé su aprobación a la unión, pero recibe una respuesta iracunda por su atrevimiento. Es expulsado, y la princesa es confinada a la Casa de Mujeres Escogidas. Cuando el guerrero no sabe más de la princesa, cree que ha sido ejecutada, de modo que se rebela contra el Inca, y jura una terrible venganza. No se entera de la reclusión de Cusi Coyllur, y tampoco que ella ha gestado y dado a luz una niña, llamada Súmac.

El general rebelde marcha para hacer fuerte en la ciudad que llama Ollantaytambo, a la que ha sido enviado el general Rumi Ñahui, que intenta, sin éxito, diversas campañas para vencer a Ollantay. De esta forma pasan los años, y el Inca muere sin capturar al rebelde. Entretanto, Súmac crece como una más de las escogidas, y sin saber quiénes son sus padres. Hace este descubrimiento casualmente. Por lo que decide buscar el modo de interceder en favor de la princesa ante el nuevo Inca, Túpac Yupanqui, hijo de  Pachacútec.

Por su parte, el general Rumi Ñahui no se ha dado por vencido: usa una treta para ganarse la confianza de Ollantay y capturarlo. El rebelde debe enfrentar la ejecución, pero Túpac Yupanqui decide no sólo perdonar la vida de los rebeldes, sino rehabilitarlos con aún mayores privilegios. Posteriormente, atiende el pedido de clemencia de la joven Súmac, y al atender la situación, encuentra a la mujer sometida a cadenas, languideciendo en la Casa de Mujeres.

El nuevo Inca no sabe quién es la prisionera, hasta que Ollantay la ve, y la reconoce como su amada, hermana del Inca. Túpac Yupanqui termina liberándola y permitiendo que Ollantay la despose.



Deja un comentario