Principales aportes culturales de Mesopotamia

El término “Mesopotamia” es de origen griego y alude a regiones geográficas situadas entre dos ríos. En el Oriente Medio, la región que lleva ese nombre se distingue particularmente del resto por consistir en tierras fértiles en medio de un paisaje en su mayoría desértico. Es una franja localizada entre los ríos Tigris y Éufrates, en el actual Irak.

Origen

La región muestra señales de asentamientos humanos de hasta 6000 años antes de Cristo, con las mayores concentraciones hacia el sur, cerca de la costa del Golfo Pérsico. La primera gran civilización fue la Sumeria, que dio origen al Imperio Acadio, alrededor del 2300 a.C., y luego fue absorbida por Babilonia. Al norte se establecieron los asirios, cerca de 1250 a.C., que prosperó hasta el 612 a.C., cuando fueron invadidos por un renovado imperio babilonio: los caldeos.

Personajes destacados

Los personajes más destacados de la región eran más que otra cosa, reyes y guerreros. Los nombres que más resuenan en la historia son Sargón el Grande, primer emperador de Acadia; Hammurabi, destacado rey de Babilonia, recordado por sus dotes de legislador; Assurbanipal, último de los grandes reyes de Asiria; y uno de los más recordados por la mención que de él se hace en la Biblia: Nabucodonosor II, el  Grande.

Aportes culturales de Mesopotamia

Una de las primeras necesidades intelectuales que debieron satisfacer los habitantes de Mesopotamia fue la de llevar contabilidad de las operaciones que se llevaban a cabo entre los habitantes. Para ello se estableció un código de escritura cuneiforme (basado en símbolos con forma de cuña, marcados en objetos de arcilla), que servía especialmente para realizar las operaciones necesarias. El sistema de numeración utilizado era sexagesimal (la base de la numeración es el número 60), que aún sobrevive en la forma de medir los ángulos y en la manera de contar horas, minutos y segundos. Llegaron a desarrollar grandes habilidades matemáticas, que aplicaron al comercio, pero también a la astronomía, ciencia en la que dejaron muchos aportes.

Una de los usos más notorios de la astronomía radica en la confección de mapas celestes y calendarios, útiles para determinas períodos estacionales y planificar actividades agrícolas, así como para el registro de fechas. La escritura, concebida al principio como herramienta de utilidad matemática, pronto evolucionó y permitió su uso como herramienta para registrar el lenguaje oral.

La religión en Mesopotamia era politeísta (varios dioses), y cada deidad tenía atributos específicos. La estructura del panteón mesopotámico presenta similitudes con el conocido panteón griego: Marduk era rey del cielo y padre de los dioses, mientras que existía una serie de dioses subordinados a él.

Quizá el más significativo de todos los aportes culturales de Mesopotamia provino del famoso rey Hammurabi, que redactó un Código Legal que mandó a fijar en estelas de diorita, usando la escritura cuneiforme, y colocar en plazas públicas para conocimiento de toda la población. Lo más destacable del código era la aplicación de la Ley del Talión, que fijaba que cada delito o falta merecía un castigo de idéntica naturaleza. El código fijado en piedra transmitía también el concepto de la Ley como algo inmutable, que no podía ser cambiada ni siquiera por la voluntad del Rey. El concepto legal de retribución a quien es afectado por un daño o delito, aún se aplica en legislaciones modernas, en una interpretación actualizada de la Ley del Talión.

Decadencia

Mesopotamia fue desde la antigüedad una región muy apreciada por sus propios habitantes, que edificaron grandes imperios y ciudades de mucho florecimiento. Una de las famosas siete maravillas del mundo antiguo se encontraba en Babilonia: Los Jardines Colgantes, mandados a construir por Nabucodonosor.

Pero para el año 539 a.C, Babilonia fue invadida por los ejércitos de Ciro, siendo absorbida por el Imperio Persa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *