Principales herramientas del Mesolítico

[Total:0    Promedio:0/5]

De modo simplificado, se entiende el Mesolítico como el período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico, hace aproximadamente 12.000 años; esto debido a que el primero se caracterizó por el uso de herramientas de piedra tallada, y el segundo por el uso de herramientas de piedra pulimentada. Por lo tanto, la llamada “Media Edad de Piedra” constituiría la necesaria transición. En ocasiones se hace una división convencional del Mesolítico, en un primer período llamado Epipaleolítico, y un segundo, más desarrollado, llamado Protoneolítico.

Sin embargo, la transición no ocurrió en etapas claramente diferenciadas, y los paleontólogos no tienen un criterio unánime para las divisiones. Es así que esta clasificación, sin ser precisa, permite una comprensión elemental de estos períodos.

Antecedentes

Durante los casi tres millones de años que duró el Paleolítico, la evolución en los modos de producción, en las estructuras sociales, y por supuesto, en los avances tecnológicos fue más bien lenta. Sin embargo, fue un proceso constante.

Sin embargo, durante las últimas etapas de este período, comenzaron a ocurrir refinamientos diversos y cambios en las costumbres, que obligaron a considerar que a partir de cierto momento se estaba ante una etapa completamente distinta.

Materiales del Mesolítico

Durante el Mesolítico se continuó usando la piedra como materia prima, así como la madera, asta, hueso y fibras vegetales. Lo notable ahora es que fueron empleándose nuevas formas de usar los materiales, y se fueron refinando las ya existentes

Herramientas del Mesolítico

Uno de los sellos distintivos del período anterior consiste en el uso de las piedras talladas como herramientas en sí mismas. En el Mesolítico se estandarizó la adición de mango a las herramientas, de modo que el hacha o la azada eran de uso común. La cabeza de piedra del hacha se podía acoplar a un segmento de cuerno, y este conjunto se adaptaba al mango de la herramienta.

El refinamiento del tallado de la piedra trajo consigo la aparición del microlito, que eran piedras talladas de menor tamaño, lo cual las hacía más que adecuadas para la confección de flechas. Probablemente la aparición de las flechas se vio estimulada por la invención del arco; esta última herramienta surgió como consecuencia del uso de tendones de animal como cuerda tensora. El arco y la flecha debieron ser una dupla revolucionaria en el progreso tecnológico, por cuanto amplificaban la capacidad de caza del hombre, además de constituirse en una poderosa arma de guerra.

Hubo sustanciales mejoras en la confección de aparejos de pesca, lo que favoreció sin duda la formación de asentamientos en las zonas costeras. Si bien las sociedades no abandonaron del todo el nomadismo y la habitación en cuevas, este modo de vida fue sustituyéndose poco a poco por uno más sedentario, estimulando además la construcción de chozas (ver: paso del nomadismo al sedentarismo).

La domesticación de lobos trajo como consecuencia la entrada en escena de los perros, quizá el primer animal silvestre en ser domesticado, y que demostró ser de ayuda invaluable en las comunidades humanas. Al inventarse el trineo, los perros demostraron ser muy útiles al ayudar a tirar de ellos.

Progresos

Lo más notable del Mesolítico no fue sólo que hubo cambios en tecnología y herramientas, sino que los cambios ocurrieron de una manera más rápida que en el Paleolítico, ya que el conocimiento acumulado por el hombre le permitió hallar más rápido modos de mejorar su calidad de vida. Y no sólo eso, le permitió ser más metódico al momento de hallar soluciones, y no encontrarlas sólo por ensayo y error, o por casualidad.

Desde el Mesolítico, el camino fue directo para llegar a la técnica de piedra pulimentada, propia del Neolítico.



Deja un comentario