Rubén Darío

Corta biografía resumida. Resumen de su vida.

Rubén Darío fue un poeta nicaragüense, nacido en Metapa, el 18 de enero de 1867. Sus padres fueron Manuel García y Rosa Sarmiento. Fue bautizado con el nombre de Félix Rubén García Sarmiento, y posteriormente adoptaría el apellido Darío de uno de sus tatarabuelos, que lo había convertido en patronímico.

Primeros años

Los padres de Rubén vivieron un matrimonio problemático que acabó desintegrándose. El muchacho terminó viviendo en León con sus tíos abuelos maternos, con ellos fue que se desarrollaron sus primeros contactos con las letras, ya que en la casa se celebraban frecuentes reuniones y tertulias.

rubén dario

De modo que precozmente comenzó a escribir versos, que para la época gozaban de una demanda razonablemente buena. Estudió en un colegio de jesuítas, de los que no guardó buenos recuerdos.

También dio señas de una precoz afición amorosa, contenida por sus deseos de prosperidad. Este deseo se hizo patente cuando en 1882 se embarcó hacia El Salvador, y luego conoció al presidente Rafael Zaldívar, que le ofreció protección. El joven poeta manifestó sin dudarlo su deseo de tener una buena posición social.

Acontecimientos destacados

En 1886 viaja a Chile, donde comienza a publicar y a ganar reconocimiento, aunque sin lograr el anhelado ascenso social. Allí publicó su primera obra, Abrojos, y además el libro que le daría a conocer: Azul… (los puntos suspensivos son parte del nombre).

Habiendo ganado prestigio, regresa a Centroamérica, haciendo escalas en varios países: su tierra natal Nicaragua, El Salvador (donde se casó con Rafaela Contreras), Guatemala, Costa Rica, de nuevo Guatemala y Nicaragua, donde fue nombrado delegado diplomático para Madrid, con motivo del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América, en 1892.

En 1893 enviuda, aunque rápidamente retoma un amor de su juventud, con quien eventualmente es obligado a casarse. Mas no deja de viajar, desentendiéndose de su nueva esposa.

Desempeña un cargo de cónsul honorífico de Colombia en Buenos Aires, donde se nutre de las personalidades que pudo conocer, pero donde también cometió no pocos excesos debido a la vida libertina que llevaba.

El gobierno colombiano suspendió su cargo honorífico, de modo que vivió algunos apuros económicos, aunque publicó dos libros: Los raros, y Prosas profanas y otros poemas. Había inaugurado la tendencia modernista en la poesía castellana.

En 1898 viaja a España para desempeñarse como corresponsal de prensa, donde despierta gran admiración entre poetas más jóvenes. Inicia un romance con Francesca Sánchez.

Se radica en París en 1900, aprovechando que debía cubrir la famosa Exposición Universal que se organizó para celebrar la llegada del siglo XX, y en 1901 publica una recopilación de las notas de prensa que había escrito en España.

En 1905, de regreso en España, esta vez como diplomático, publica Cantos de vida y esperanza y Los cisnes.

Últimos años

A pesar de ser una figura reconocida en el mundo literario, a pesar de disponer con frecuencia de corresponsalías de prensa y cargos diplomáticos, Rubén Darío no podía alcanzar su sueño de disfrutar de una buena posición. La vida de disipación que llevaba no contribuía a mantener un presupuesto equilibrado, que también resentía el peso de mantener dos familias. Además, su ya evidente alcoholismo había deteriorado mucho su salud. Desempeñó uno de sus últimos cargos diplomáticos en México, donde el presidente se negó a recibirlo.

Siguió trabajando como corresponsal de prensa para diversos diarios en Europa, pero el inicio de la Primera Guerra Mundial hizo que regresara a América. Allí escribió a favor de la paz. Regresó a Nicaragua, donde murió en la ciudad de León, el 7 de enero de 1916.

Legado

Como se ha dicho, Rubén Darío inauguró el modernismo en la poesía de habla hispana, y su contribución se considera de importancia capital.

El 25 de febrero de 1920 la ciudad de Metapa, lugar de nacimiento del poeta, pasó oficialmente a llamarse, en su honor, Ciudad Darío.

Entre las principales obras de Ruben Darío podemos mencionar: Abrojos (1887), Azul… (1888), Prosas profanas y otros poemas (1896), Los raros (1896), Cantos de vida y esperanza (1905), Oda a Mitre (1906), El canto errante (1907), Poema del otoño y otros poemas (1910) y Canto a la Argentina y otros poemas (1914).

[Total: 4   Promedio: 3.8/5]


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *