Segunda Revolución Industrial

Resumen, causas y consecuencias.

La Segunda Revolución Industrial es el nombre con el que se conoce a una serie de cambios ocurridos a finales del siglo XIX en diversas partes del mundo, y que afectaron de modo importante las áreas científica, tecnológica y económica. También afectó indirectamente a los aspectos sociales y políticos del mundo.

Antecedentes

La Revolución Industrial, del siglo XVIII a principios del XIX, fue la principal puerta de entrada a la tecnificación en la producción de toda clase de bienes. Ella impactó profundamente, no sólo en el aspecto tecnológico, al facilitar diversos procesos productivos. En lo social el impacto fue decisivo también: el desplazamiento de personas que vivían del campo, a las ciudades, donde se hallaban los grandes centros industriales, con la consiguiente superpoblación y marginalización.

Profundos cambios en las relaciones laborales también se dieron durante la Revolución Industrial: conceptos como jornada de trabajo, patrono y reivindicaciones laborales, entraron en juego en esta época. Estos cambios ocurrieron a la par de los cambios sociales que representaron las Revoluciones Americana y Francesa, en simultáneo con los conflictos que ocurrían por la independencia  de las colonias españolas.

Protagonistas

La cantidad de personajes que aportaron los avances técnicos y científicos sobre los que se apoyó la Segunda Revolución Industrial, hace muy complejo el proceso de enumerarlos a todos.

Inventores y científicos como Edison, Tesla o Morse, los hermanos Wright, así como muchos otros, tuvieron como nunca antes el protagonismo en todos estos cambios.

Causas de la Segunda Revolución Industrial

La Primera Revolución Industrial experimentó un debilitamiento a principios del siglo XIX, entre otras cosas debido a los procesos políticos que se estaban dando en América y Europa, los que ocasionaron a su vez diversos conflictos de índole militar. Pero sólo fue eso: un debilitamiento. Los avances en la ciencia ganaron nuevo impulso una vez que los fuertes procesos políticos y militares bajaron en intensidad.

Desarrollo de los acontecimientos

Durante la segunda mitad del siglo XIX hubo avances científicos notables, por ejemplo, los avances en electromagnetismo debido a Faraday o a Maxwell. La generación y empleo de la energía eléctrica se facilitó y difundió enormemente, permitiendo grandes avances en comunicaciones, como el telégrafo, que luego daría paso al teléfono.

Otros avances vendrían por el lado de la química, que permitiría la confección de nuevos materiales que se aplicarían en las construcciones, vías de transporte y vehículos. También permitió el descubrimiento y puesta a punto de nuevas fuentes de energía, como los combustibles fósiles que reemplazarían en gran medida al carbón.

Los vehículos autopropulsados experimentaron un impulso sin precedente, al quedar en el pasado las máquinas de vapor.

Segunda Revolución IndustrialLa evolución que ocurrió en todos los campos de las comunicaciones mejoró notablemente el comercio a todo nivel, en especial el comercio internacional, dando lugar a un fenómeno de intercambios comerciales y migraciones que llegó a conocerse como Primera Globalización.

La burguesía, ya conocida como la clase social que se formó a finales del período feudal a partir de los grupos de comerciantes, artesanos y banqueros, se consolidó a través del capitalismo, hecho manifestado a través del nacimiento de grandes corporaciones y marcas comerciales, redefiniendo los estándares de las relaciones laborales.

Para conocer los principales inventos de la Segunda Revolución Industrial haz click en el vínculo.

Acontecimientos posteriores

La Primera Guerra Mundial puso un alto momentáneo en el afán de crecimiento que se manifestó en la Segunda Revolución Industrial. El impacto social de los avances de esta época, trajo también cambios sociales no exentos de conflictos, como los movimientos sindicales, y los movimientos políticos que derivaron hacia el marxismo.

El descubrimiento de materiales novedosos causó de modo inevitable que se emplearan en la fabricación de armamento y munición, dotando a los ejércitos que participaron en las guerras mundiales.

El siglo XX fue consolidado de la manera en que se recuerda, gracias a los eventos y aportes la Segunda Revolución Industrial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *